ZEN Asian Supper Club

 septiembre 22, 2021      por Sergio Vicente

Velázquez, correspondencia con Sudeste Asiático

En el ZEN Asian Supper Club te puedes sentir Bill Murray o Scarlett Johansson en Lost in Translation. Aunque al otro lado del ventanal no está la noche de Tokyo, sino la madrileña calle de Velázquez, el inmenso salón del restaurante, mediante una acertada luz íntima y reflejos del llamativo neón, hace viajar al comensal al hotel Park Hyatt.

Zen Asian Supper Club

Luces de neón y entrada a otro mundo.

El trayecto arranca en Japón por la estética y por el sushi, y hace un recorrido por todo el sudeste asiático, con especialidades niponas, chinas, tailandesas o vietnamitas. Ah, y si hablamos de ambiente, nada que envidiar a un paseo nocturno por clubes de Londres o Nueva York. ¿Y la terraza? Un patio luminoso y moderno, que compite en dimensiones con el interior y en vegetación con el Jardín Botánico de Madrid. Bueno, en esta última comparación me he dejado llevar, pero el sitio es bonito. Creedme o id y comprobadlo.

Zen Asian Supper Club

Ese de ahí parece Bill Murray…

Ahora lo que importa. La comida. Parto de una experiencia propia, personal e intransferible; sin embargo, hay una generalización que me atrevo a suscribir: se come mucho y bien. La cantidad que se beba ya es cuestión de cada uno, pero nosotros brindamos con prudencia y con un Mernat de NOC rosado, suave y sin estridencias, para no marcar excesivamente ningún plato. Nos regó con excelencia desde el minuto uno; arrancamos con un tartar de atún. Si ya suena bien hasta fonéticamente (pronunciad en alto un melódico “tartar de atún”), si le agregamos aguacate, mango, algas y huevas de pez volador, es una sinfonía. Así, para empezar.

Zen Asian Supper Club

Bellos dumplings, os echo de menos.

Seguimos con dos gustos que brillan en el paladar: el picor y el frescor. El picor de la salsa que flotaba bajo unos dumplings chinos, concretamente de Sichuan; el frescor de una hoja de menta que sabiamente nos recomendó el camarero para acompañar un rollito vietnamita de pollo y verdura, mojado a su vez en salsa de pescado. De ahí pasamos a una experiencia obligada, el pato laqueado al estilo Pekín, con el que armamos unos burritos asiáticos (perdón por el terrorismo gastronómico) en una fina tortita a la que añadimos también puerro, pepino y, la reina de las salsas, la benditamente espesa Hoisin.

Zen Asian Supper Club

Una foto para saborear.

Faltaba Tailandia en la alineación y llegó en forma de pad thai de langostinos, de los que destacaría el delicioso grosor de los tallarines. Pensábamos que este era el punto final, cuando nos llamó la atención una palabra en el apartado de sashimi. Toro. ¿Toro? ¿Toro crudo? Con un puntito de vergüenza, aprendimos que se le dice “toro” a un corte específico en el lomo de atún, en el pecho, si los atunes lo tuvieran. Perdida la vergüenza, aprendimos que este corte es la parte más exquisita de este pescado. ZEN Asian Supper Club alimenta y educa.

Zen Asian Supper Club

Una imagen vale más que mil palabras, pero… ¡leedme, vaguetes!

Si con mango empezamos, con mango íbamos a terminar. En el postre y en forma de helado, el mango, delicadamente ácido, contrastaba con las burbujas de la tapioca, un almidón procedente de la yuca, cuyo dulzor explota literalmente en la boca. Raramente en un restaurante te olvidas de la ciudad en la que estás. Advertimos del peligro, porque te puede pasar en ZEN Asian Supper Club que entres por Velázquez y salgas por el cruce de Shibuya o por la calle Wujiang. Además, me permito un consejo. Si podéis, id en horario de cena. Nosotros fuimos a comer, pero el gigantesco neón de la entrada y la mesa de dj prometían un afterwork y una previa a la fiesta de lo más interesante.

Datos de interés:

Qué: Restaurante ZEN Asian Supper Club

Dónde: Calle Velázquez, 128

Cómo llegar: Núñez de Balboa (metro, L5-L9) / Avenida de América (metro, L4-L6-L7-L9) / 9, 19, 51 (bus)

Cuánto: 35-40€ aproximadamente

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Muñagorri

Cerrado permanentemente Cocina tradicional vasca en MadridEl chef Pedro Muñagorri, tras años cocinando en los mejores restaurantes especializados en pescados y cocina vasca de Guipúzcoa, se lanzó en 2008 a abrir su primer restaurante de cocina vasco-navarra en Las Rozas, donde estuvieron hasta su traslado al corazón del barrio de Salamanca de Madrid en 2011. Desde entonces han logrado posicionarse como un restaurante con encanto y uno de los mejores restaurantes vascos de Madrid, donde su fiel…

Caramba Restaurant

Los platos más castizos en el rehabilitado Hotel ReginaEl grupo Larrumba, autor de restaurantes como Perrachica, Habanera y Peyote San, regresa imparable con la apertura de un nuevo restaurante ubicado en pleno centro de Madrid, en el interior del recién rehabilitado Hotel Regina (calle Alcalá 19), recuperando, a través de su cocina, los platos más castizos con guiños actuales y haciendo que lo clásico parezca moderno, recreando el…

Green Tea Food & Drinks

Un retrato gastronómico de Asia El amor por la cocina oriental ha calado hasta en los rincones más castizos de Madrid. Incluso Chamberí, barrio madrileño por los cuatro costados, se ha dejado seducir por Green Tea Food & Drinks, el sushi bar del hotel NH Zurbano que hace una apuesta peculiar por la carne premium y la coctelería.La esencia del té verde, bebida maravillosa con profundas raíces en…