Gauranga: Trascendental Food

 mayo 18, 2016      por Adriana

Rico y tranquilo vegetariano en La Latina

Escondido en una calleja angosta perpendicular a Bailén y casi enfrente del Viaducto, Gauranga es un restaurante vegetariano especial.

Fachada exterior Gauranga en la Latina

Fachada exterior Gauranga

Detrás de las puertas de madera blanca encontramos un interior muy colorido, en donde predomina el naranja y los dorados, con no más de siete mesas y donde suena una apacible música hindú y huele a especias. El restaurante no solamente ofrece comida a los clientes, sino toda una experiencia completa: gastronómica, de salud y filosófica incluso, para quien le apetezca indagar en los entresijos del menú degustación prasadam, que en sánscrito significa misericordia.

Interior Gauranga la latina

Interior Gauranga

El menú degustación, por sólo 7,50 euros, comienza con una sopa o dhal y después, un plato principal con legumbres y guiso de verduras con una guarnición de arroz y una ensalada. Para beber infusión, el día que fuimos nos ofrecieron la de escaramujo e hibisco que estaba riquísima, y si no puedes elegir entre las otras bebidas sin alcohol (tienen una cerveza artesanal sin alcohol muy buena). En cuanto a los postres, son todos artesanos y cada día varían sus propuestas de tartas, pero a nosotras nos encantó la de fresa y la de algarroba, riquísimas.

Sopa Menú degustación gauranga

Sopa menú degustación

Plato principal menú degustación Gauranga

Plato principal menú degustación

Tartas de fresa y algarorroba y nueces en Gauranga

Tartas de fresa y algarorroba y nueces

Destaco entre los puntos fuertes del restaurante el trato al público. Lo llevan dos chicos jóvenes encantadores, muy vinculados al movimiento Hare Krishna, lo cual se puede percibir en el ambiente que rezuma el restaurante, y todos los domingos, a las 18:00h, se reúnen en el mismo local para hacer meditación con mantras acompañados de instrumentos, una experiencia que quizás nos animemos a probar la próxima vez que acudamos, que será pronto, porque la comida es otro rollo, muchos sabores, alimentos de calidad y ecológicos, y mucho mimo en la elaboración, que se notan en el resultado final.

Además, en su página de Facebook podéis consultar las actividades que organizan, como por ejemplo cursos de cocina.

Ha sido un placer esta visita, y os lo recomiendo a todos.

Datos de interés:

Dirección: Calle Angosta de los Mancebos, 6.

Metro: La Latina (L5)

Tel.: 619 05 32 41.

Horario: En función del sol. En principio, de 13 a 00h pero cuanto más tarde anochece, más tiempo abren. Cierran la cocina a las 22:00h.

Cuentan con catering, take-away y delivery.

Síguelos en Facebook

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Arroz de la Bahía

La brisa de Levante sopla en Madrid Nunca nos cansaremos de cantar las alabanzas de la dieta mediterránea. Si vivimos en un país tan alegre y relajado es en gran parte por nuestra cultura gastronómica sin igual, que convierte a la paella en la reina de la mesa en más de una ocasión. En Arroz de la Bahía nos traen a Madrid un pedacito de la costa valenciana para recordarnos por qué en España la cocina con arroz es todo…

Carús Casa de Comidas

Disfrutando en la cocina de una casa asturianaCon 30 años de experiencia a sus espaldas, Paco Fernández Ampudia aterriza en la capital con Carús, los mejores sabores asturianos en forma de cocina casera y un trato familiar y agradable. Instalados en la zona residencial de Aravaca-El Plantío, con una creciente demanda en restauración, Casa Carús ofrece una selección de la gastronomía asturiana con guiños a la madrileña: desde los platos de cuchara como…

La Cabra

Un lugar, de los grandes Las calles de Madrid no cesan en sacar a la luz propuestas culinarias que enganchan por la vista, y por su sabor. Destinado a los paladares más sibaritas, aparece en escena La Cabra, el templo del gran chef Javier Aranda. Un restaurante con largo recorrido, donde disfrutar de Alta Cocina, al son de una decoración de ensueño, es posible. Su ubicación lo dice todo. Y es que el número dos de la calle Francisco de…