Taberna Furtivos

 julio 22, 2017      por Cristina de la Cruz

Galicia exótica en Ponzano

Suena incongruente pensar que algo con tanto arraigo culinario en España como es un restaurante gallego pueda tener un componente exótico en los platos que conforman su carta, pero Taberna Furtivos (c/ Ponzano, 52) sí, lo tiene, y lo ves desde que estás en la puerta. Esa tipografía canalla que anuncia su nombre y ese percebe en luces de neón (os aseguro que si pudiera tendría ese percebe luminoso en mi salón) son señas inequívocas de que algo atípico se cuece en sus fogones.

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

Plano general del interior del local

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

 

Se presentan como la taberna gallega 2.0 y el nombre le va que ni pintado, porque el chef Pucho Landín nos ofrece una cocina gallega reinventada, una cocina que te hace tanto disfrutar de una jugosa carne de ternera, unos mejillones al vapor y una deliciosa empanada, como sorprenderte con combinaciones absolutamente innovadoras. En Taberna Furtivos los berberechos se hacen con con salsa tom yum, las zamburiñas se preparan con leche de coco ácida, kimchi, aceite de albahaca y algas, y el chipirón se come guisado con puerro y hondashi.

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

Croca de vaca vieja con cachelos

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

Berberecho galithai con salsa Tom Yum

En palabras del chef: “Con Taberna Furtivos buscamos una propuesta desenfadada que acabe con el estigma de que comer buen marisco en Madrid es prohibitivo. Queremos dar a conocer la extensa gastronomía gallega de forma actualizada, siempre atendiendo a la temporalidad del producto a través de una combinación de platos tradicionales como el pulpo ‘á feira’ con otros más transgresores como la lubina en dos temperaturas».

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

Guiso de chipirón con puerro y hondashi

Taberna Furtivos - Un buen día en Madrid

Zamburiñas estilo furtivos con leche de coco ácida kimchi aceite de albahaca y algas

A la hora de hacer los pedidos, el comensal rellena su propia orden de comanda y la entrega en la barra, ya que en Furtivos se come en silla alta y barra. El precio medio por persona ronda los 25€ y, a nuestro juicio, la mejor fórmula para degustar las deliciosas propuestas de la carta es compartiendo raciones. Esta pequeña taberna ubicada en el centro de la animada calle Ponzano es un sitio de parada obligatoria para disfrutar de unos buenos platos de marisco compartidos entre amigos.

Datos de interés

Qué: Taberna Furtivos, carne y marisco gallegos con toques exóticos.

Dónde: C/ Ponzano, 52

Horario: M- J de 13:00 a 16:00h y de 20:00 a 23:30h / V-S de 13:00 a 16:00h y de 20:00 a 23:30h

Precio medio: 20€ – 25€

Metro: Ríos Rosas (Línea 1) o Alonso Cano (Línea 7) 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

La Tía Feli

"Lo que nos gusta un buen tapeo" El último local de La Tía Feli se encuentra situado en Chamartín, concretamente en la zona de moda —a nivel gastronómico—, la llamada "Costa Fleming". Además, cuenta con otros dos hermanos, uno situado en el barrio de Chamberí y otro en Ronda de Segovia. La Tía Feli de Chamartín es una taberna castiza, pero con cierta inspiración del sur de España, con su terracita, su bodega —con una gran variedad de vinos para…

El Sainete

Llega a Madrid una propuesta única Hay un secreto en Madrid que tiene la delicadeza de hacer esquina. Como todas las cosas valiosas, no está totalmente a la vista y por eso cuando llegas a la barra de El Sainete, con sus veinte grifos como veinte soles te sorprendes y te asaltan las dudas sobre qué cerveza tomar entre las más de 150 referencias nacionales e internacionales de que disponen. Este espacio único de cultura cervecera, donde se puede comer…

Bar Ojalá

Arena y playa en Madrid “¡Aquí no hay playa!” Decía la famosa canción ¿Pero se equivocaba?, nos trasladamos a uno de los más famosos bares del barrio de Malasaña, en el que encontramos un lugar agradable donde poder tomar una copa o cenar de manera exquisita, con un suelo de arena y decorado con cojines a ras de este, que recordarán ese ambiente playero y bohemio de un chiringuito de playa, pero en Madrid. Un jardín colgante, tonos flúor en…