Kalma

 mayo 25, 2023      por Sergio Vicente

La paz en la vorágine

Entramos sin entender nada. Buscábamos Kalma, tanto como concepto como restaurante, y estábamos en una terminal de Barajas en hora punta. Ante la inmensidad que nos rodeaba, preguntamos, la vieja confiable. Resulta que aquel monstruoso complejo, mezcla de aeropuerto y centro comercial, era en realidad el Hotel Marriott Auditorium. El más grande de Europa. Donde se entregaban los premios Goya. Ni más ni menos.

Kalma Cochinillo

No me he equivocado de foto: os presento la Trilogía del Cochinillo.

En el restaurante Kalma florece la paz en medio de la vorágine. Al otro lado hay reuniones, gente que llega tarde, conversaciones urgentes por teléfono, negocios internacionales al filo de la hora. Aquí, en este lado, no. En este lado hay elegancia, hay calma, unos estantes de azul intenso, una falsa pared de ladrillo visto a medio construir, una vajilla grande y enormes lámparas, casi decorativas eso sí, ya que la desbordante luminosidad tiene su origen en unas luces escondidas en las paredes.

Últimamente vengo observando que los restaurantes que aspiran al lujo ofrecen pan con mantequilla. Kalma lo hizo y, además, con una amplia selección de panes, desde el integral con semillas hasta el de pimienta y orégano que me convenció a mí. El vino que nos sirvieron llevaba por nombre “Barbaridad” y era gato, de la casa, madrileño.

Kalma Croquetas

La física al servicio de la gastronomía.

Pero para barbaridad, las croquetas. Llegaron en primer lugar, rompieron el ayuno y sorprendieron al instante, desde el bocado inicial. Me tenía absorto el prodigio físico, porque, sin perder el crujiente ligero de la coraza exterior, encerraba un contenido casi líquido, una delicia de una suavidad extrema, además del exquisito toque sólido del jamón. Ingeniería. Para colmo de bienes, a las croquetas las escoltaba una salsa de tomate y comino fresco, emparentada directamente con el hogao colombiano.

Kalma Ensalada

Una ensalada digna entre platos estrella.

Lo peor del siguiente plato resultó el orden. La pobrecita ensalada tenía que competir contra la reciente perfección de las croquetas y se le complicaba el reto. Obviamente por debajo, pudo sin embargo salvar el honor con una digna receta a base de tomates, nuestro fetiche rosa y el pequeño cherry, una ventresca de alta calidad, piparras para dinamitar puntualmente el sabor y una cebolla compañera, que no caía en el amargor que muchas veces trae por defecto. Dio de sí lo que puede dar una muy buena ensalada.

El respeto por el producto se cristalizó en el rape, un pescado cocinado en su medida exacta, que ponía de relieve la importancia de la materia prima y del buen tratamiento que recibe en Kalma. El rey del plato se veía sustentado por cuatro pilares: un guiso de fricandó, como ministro de potenciamiento del sabor; un gel de cebolla que se percibe muy de fondo; un chipirón que es la mano derecha del rape; y unas habitas tiernas a modo de pueblo soberano.

Kalma Rape

Al rape lo llaman de don.

Para dar fin al banquete en su etapa salada, antes de los postres, otro prodigio de técnica y química. ¿Tienen una cocina en Kalma o es un laboratorio? Y otra duda, ¿es Tolkien quien escribe la carta? El nombre de “trilogía de cochinillo” simplemente brilla por sí mismo. Cuando vienen los cortes, se entiende el número, pero no la carne. ¿Dónde está el cochinillo?

Me explico. Los cortes sabían a Navidad y, sin embargo, no tenían nada que ver visualmente con la bandeja del horno portando un cochinillo en ella. Eran tres diferentes y, por nombrarlos, los llamaré torreznos, solomillo y magro. Espectacular la alquimia en Kalma, porque probabas el supuesto solomillo y, es de jurar y no creer, sabía exactamente al cochinillo que conocemos. La diferencia mayor residía en el torrezno, con una salsa de soja con sésamo que aportaba un sabor oriental, poco segoviano. Imposible decidirse por uno de los tres cortes.

Kalma Lemon Pie

Nubes quemadas en la hoguera, en un campamento en Wisconsin.

Qué bien sienta llegar satisfecho a la dulce recta final. Para el postre siempre hay hueco, tanto que nos atrevimos con dos. Arrancó con una copa de lemon pie, marcadamente menos ácida de lo que esperábamos. Refrescante sí, cítrica también, pero una masiva cantidad de merengue, muy de la rama americana de la nube quemada. Eso sí, la galleta del fondo, impecable.

En cambio, el helado artesano, en principio con menos elaboración, nos acarició directamente el corazón y la memoria. Eran tres bolas, sin inventos, la plantilla titular: chocolate, vainilla y fresa. Me recordó de inmediato a las tardes de verano, mediados de los noventa, dos o tres amiguitos en casa y tu madre sacando la tarrina y montando sándwich helado con galletas. Ese sabor feliz, pues más sutil, más cuidado y más puro. Grandísimo acierto terminar así en Kalma.

Kalma Helado

Tarde de verano, mediados de los noventa, amigos en casa.

Cuando volvimos al otro lado, seguían las conversaciones apresuradas, el constante ir y venir de gente trajeada, en un hall más grande de lo que puedes imaginar. Nosotros salimos tranquilos, reposando todavía el café, a paso lento y a estómago contento. Íbamos rememorando los platos degustados, sin prisa, ramificando la charla en memorias y planes futuros, los cuales incluían regresar un jueves a probar el cocido de Kalma. Este detalle ratifica a un lugar como un buen restaurante: que salgas y estés pensando en volver.

Datos de Interés:

Qué: Kalma, restaurante.

Dónde: Avenida Aragón, 400

Cómo llegar: Bus 282

Horario: L-D 12:00-23:00

Precio: aprox. 40-50€ p.p. | Plato del día L-V 22€

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Giulietta

Vitalidad y "divertimento" a la italiana Italia y su sol de la Toscana, Italia y su pizza al forno di pietra, Italia y su belleza interminable capaz de quitar el aliento... Giulietta es la reencarnación del ADN italiano, un canto a la nación mediterránea que ha contagiado su gastronomía y su alegría al resto del mundo.Giulietta tiene el aspecto y el encanto amable de una villa italiana sin grandes…

Taberna los Delgado

Una oda al cocido madrileño Me encanta la cocina moderna, probar cosas nuevas, experimentar en la mesa... Y por eso a veces echo de menos la comida auténtica, la de toda la vida. Platos que no buscan inventar la pólvora, pero que te sorprenden como los mejores fuegos artificiales. Y esto es precisamente lo que encontrarás en Taberna los Delgado (calle de la Palma, 63) "Castiza y canalla". Así reza el eslogan en luces de neón que encontrarás nada más cruzar…

Expressio Café

El estilo de los cafés europeos de principios del siglo XXEl madrileño barrio de los Jerónimos tiene desde hace poco más de un año un vecino de excepción: Expressio Café. Este singular café restaurante es el lugar ideal para “deleitar el espíritu” y disfrutar del buen comer a través de una amplia y perfilada carta que se extiende desde los desayunos, durante la mañana, hasta las últimas horas del día con una…

Fratteli Figurato

La mejor Pizza de Europa en Madrid, de la mano de los hermanos Figurato No hay nada que nos guste más a los madrileños que comer una buena pizza italiana. Y esto es algo que tienes asegurado si vas a la Pizzería Fratteli Figurato, la mejor de España y tercera de Europa dentro del ranking 50 Top Europe 2021, algo así como el Estrella Michelín, pero solo de pizzas. Estos dos hermanos, un día decidieron dejar sus estables trabajos en…

Soy Kitchen

Atrevida fusión panasiática con nombre propio Soy Kitchen es Julio Zhang y Julio Zhang es Soy Kitchen. Porque hay restaurantes que se construyen en torno a una idea o concepto, y en este caso todo gira alrededor de una persona. Así que abre tu mente y déjate sorprender por todo lo que Julio quiere mostrarte. De hecho en Soy Kitchen no cuentan ni con carta. Y no la necesitan. La idea es que llegues, te sientes, elijas si te atreves…

El Kiosko de Ponzano

Abarcar mucho, apretar mucho El Kiosko pone en entredicho la vieja regla de “quien mucho abarca, poco aprieta” por dos razones. En primer lugar, esta franquicia tiene invadido Madrid y sus tentáculos llegan también a Barcelona, Valencia e Islas Baleares, pero conserva un estilo, una esencia, no adolece de esa falta de personalidad que comúnmente se les achaca a las cadenas de restaurante. Abarca mucho, aprieta mucho. [caption id="attachment_71303" align="aligncenter" width="1000"] ¿Es mejor la tortilla o la foto? No es…