Kalma

 mayo 25, 2023      por Sergio Vicente

La paz en la vorágine

Entramos sin entender nada. Buscábamos Kalma, tanto como concepto como restaurante, y estábamos en una terminal de Barajas en hora punta. Ante la inmensidad que nos rodeaba, preguntamos, la vieja confiable. Resulta que aquel monstruoso complejo, mezcla de aeropuerto y centro comercial, era en realidad el Hotel Marriott Auditorium. El más grande de Europa. Donde se entregaban los premios Goya. Ni más ni menos.

Kalma Cochinillo

No me he equivocado de foto: os presento la Trilogía del Cochinillo.

En el restaurante Kalma florece la paz en medio de la vorágine. Al otro lado hay reuniones, gente que llega tarde, conversaciones urgentes por teléfono, negocios internacionales al filo de la hora. Aquí, en este lado, no. En este lado hay elegancia, hay calma, unos estantes de azul intenso, una falsa pared de ladrillo visto a medio construir, una vajilla grande y enormes lámparas, casi decorativas eso sí, ya que la desbordante luminosidad tiene su origen en unas luces escondidas en las paredes.

Últimamente vengo observando que los restaurantes que aspiran al lujo ofrecen pan con mantequilla. Kalma lo hizo y, además, con una amplia selección de panes, desde el integral con semillas hasta el de pimienta y orégano que me convenció a mí. El vino que nos sirvieron llevaba por nombre “Barbaridad” y era gato, de la casa, madrileño.

Kalma Croquetas

La física al servicio de la gastronomía.

Pero para barbaridad, las croquetas. Llegaron en primer lugar, rompieron el ayuno y sorprendieron al instante, desde el bocado inicial. Me tenía absorto el prodigio físico, porque, sin perder el crujiente ligero de la coraza exterior, encerraba un contenido casi líquido, una delicia de una suavidad extrema, además del exquisito toque sólido del jamón. Ingeniería. Para colmo de bienes, a las croquetas las escoltaba una salsa de tomate y comino fresco, emparentada directamente con el hogao colombiano.

Kalma Ensalada

Una ensalada digna entre platos estrella.

Lo peor del siguiente plato resultó el orden. La pobrecita ensalada tenía que competir contra la reciente perfección de las croquetas y se le complicaba el reto. Obviamente por debajo, pudo sin embargo salvar el honor con una digna receta a base de tomates, nuestro fetiche rosa y el pequeño cherry, una ventresca de alta calidad, piparras para dinamitar puntualmente el sabor y una cebolla compañera, que no caía en el amargor que muchas veces trae por defecto. Dio de sí lo que puede dar una muy buena ensalada.

El respeto por el producto se cristalizó en el rape, un pescado cocinado en su medida exacta, que ponía de relieve la importancia de la materia prima y del buen tratamiento que recibe en Kalma. El rey del plato se veía sustentado por cuatro pilares: un guiso de fricandó, como ministro de potenciamiento del sabor; un gel de cebolla que se percibe muy de fondo; un chipirón que es la mano derecha del rape; y unas habitas tiernas a modo de pueblo soberano.

Kalma Rape

Al rape lo llaman de don.

Para dar fin al banquete en su etapa salada, antes de los postres, otro prodigio de técnica y química. ¿Tienen una cocina en Kalma o es un laboratorio? Y otra duda, ¿es Tolkien quien escribe la carta? El nombre de “trilogía de cochinillo” simplemente brilla por sí mismo. Cuando vienen los cortes, se entiende el número, pero no la carne. ¿Dónde está el cochinillo?

Me explico. Los cortes sabían a Navidad y, sin embargo, no tenían nada que ver visualmente con la bandeja del horno portando un cochinillo en ella. Eran tres diferentes y, por nombrarlos, los llamaré torreznos, solomillo y magro. Espectacular la alquimia en Kalma, porque probabas el supuesto solomillo y, es de jurar y no creer, sabía exactamente al cochinillo que conocemos. La diferencia mayor residía en el torrezno, con una salsa de soja con sésamo que aportaba un sabor oriental, poco segoviano. Imposible decidirse por uno de los tres cortes.

Kalma Lemon Pie

Nubes quemadas en la hoguera, en un campamento en Wisconsin.

Qué bien sienta llegar satisfecho a la dulce recta final. Para el postre siempre hay hueco, tanto que nos atrevimos con dos. Arrancó con una copa de lemon pie, marcadamente menos ácida de lo que esperábamos. Refrescante sí, cítrica también, pero una masiva cantidad de merengue, muy de la rama americana de la nube quemada. Eso sí, la galleta del fondo, impecable.

En cambio, el helado artesano, en principio con menos elaboración, nos acarició directamente el corazón y la memoria. Eran tres bolas, sin inventos, la plantilla titular: chocolate, vainilla y fresa. Me recordó de inmediato a las tardes de verano, mediados de los noventa, dos o tres amiguitos en casa y tu madre sacando la tarrina y montando sándwich helado con galletas. Ese sabor feliz, pues más sutil, más cuidado y más puro. Grandísimo acierto terminar así en Kalma.

Kalma Helado

Tarde de verano, mediados de los noventa, amigos en casa.

Cuando volvimos al otro lado, seguían las conversaciones apresuradas, el constante ir y venir de gente trajeada, en un hall más grande de lo que puedes imaginar. Nosotros salimos tranquilos, reposando todavía el café, a paso lento y a estómago contento. Íbamos rememorando los platos degustados, sin prisa, ramificando la charla en memorias y planes futuros, los cuales incluían regresar un jueves a probar el cocido de Kalma. Este detalle ratifica a un lugar como un buen restaurante: que salgas y estés pensando en volver.

Datos de Interés:

Qué: Kalma, restaurante.

Dónde: Avenida Aragón, 400

Cómo llegar: Bus 282

Horario: L-D 12:00-23:00

Precio: aprox. 40-50€ p.p. | Plato del día L-V 22€

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

La Sabina

Cerrado permanentemente Nuevo éxito premonitorio para el Grupo LarrumbaLa Sabina es el nombre del nuevo restaurante de Larrumba que acaba de abrir sus puertas en La Moraleja. Se trata de una arrocería, puro Mediterráneo, que nos traslada de nuevo a nuestras vacaciones nada más pisar su terraza o entrar en el local, que goza de un estupendo interiorismo, como viene siendo habitual en los locales del grupo, a cargo del también habitual…

El Ancla del Lago

Un domingo de comida familiar frente al Lago de la Casa de Campo y el skyline de Madrid https://youtube.com/shorts/9WMrlscB-DE?feature=share Se come genial, pero es que además es un sitio muy agradable para comer. El Ancla del Lago es uno de esos restaurantes que vemos en torno al Lago de la Casa de Campo. Típico restaurante de toda la vida con caseta y chimenea, pero con un toque moderno. Un lugar que a primera vista te dice "vamos a comer bien"…

Zalamero

Una apuesta por los clásicos junto al Retiro A veces no hay que complicarse demasiado la vida para sacar adelante un estupendo proyecto con el que conseguir hacerse un hueco en la gastronomía madrileña. Es el caso de Zalamero, una taberna de vinos y tapas, que con una carta sencillita, pero muy trabajada, y a unos precios ajustados, va consiguiendo ganar su clientela fija junto al Retiro. Su completísima selección de vinos, que llega a las 80 referencias en selección…

Propaganda Doce

El auténtico vino italiano llega a Madrid Mattia Pierantoni es el fundador de este local en Chueca. Junto a sus dos socios, con los que tiene una pequeña distribuidora, se encarga de colocar al vino en el lugar que le corresponde. Por eso, en Propaganda Doce, el vino es el protagonista.Estamos acostumbrados a tenerlo de  acompañante de la comida,pero ,desde el momento en el que pones un pie en este lugar, te hacen cambiar…

La Morenilla Casa de Antojos

Un restaurante convertido en feria https://youtube.com/shorts/6ESF5yVa-go?feature=share Un nuevo restaurante ha llegado al barrio de Chamberí en Madrid para sorprender a todos los comensales con una propuesta original e innovadora. Se trata de La Morenilla (c/ de Caracas, 10), un lugar que ha logrado combinar a la perfección la tradición con la diversión. Desde que se entra por la puerta de La Morenilla se puede percibir que se trata de un lugar diferente. Al cruzar la puerta, se nos presenta una casa…

Paru

Recordar los viajes más increíbles a través de la gastronomía En pleno barrio de las letras, al lado de la parada de metro de Antón Martín nos encontramos con el nuevo restaurante fusión de la ciudad: Páru.Una mezcla explosiva que lleva años triunfando en Argentina y Brasil y que viene a Madrid para quedarse. Y es que, si eres de esos foodies que no puede evitar probar cosas nuevas o recordar viajes a través de la…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad