Brunch del Wellington

 enero 31, 2019      por Ulises Medina

El brunch que hipnotiza a medio Madrid

Lámparas de lágrimas, columnas llenas de color; y un mobiliario al puro estilo francés de finales del XVIII que trasmiten que por este grandioso hotel ha pasado de lo mejorcito y referente de este genuino planeta. El Hotel Wellington abre sus puertas al brunch de moda del fin de semana, donde todo buen paladar es bienvenido.

Salón principal del Brunch del Wellington.

Salón principal del Brunch del Wellington.

De esos emplazamientos con estilo e historia; así es como se erige una de las propuestas más ambiciosas para los soleados domingos de este invierno.

Ubicado en la primera planta del hotel, en su mítico salón Claridge; el brunch del Wellington permite a los comensales que por este acuden de una experiencia donde cada uno se sirve por sí mismo, aunque siempre cuidando el exquisito atendimiento del servicio de sala. Infinidad de opciones, donde destacan entrantes como la tabla de quesos, con distintos tipos; la mortadela, el jamón serrano y embutidos recién cortados en directo. También la opción de disfrutar de un rico café y zumo de naranja al son de champán, entre muchas otras opciones, son afables en este intenso y efusivo ritual culinario, en pleno barrio de Salamanca.

El chef preparando uno de los platos del brunch.

El chef preparando uno de los platos del brunch.

En los segundos, las propuestas son varias; y es que podrás elegir entre platos fríos como el sushi, la ensaladilla rusa, o ensaladas con distintos ingredientes; o, proposiciones calientes como la sopa miso recién hecha; arroces que varían por semana, o carnes y pescados recién hechos, y con un producto de mercado y categoría. Sin duda, una experiencia que se desmarca del típico brunch al uso, ofreciendo al comensal una rica variedad gastronómica.

Arroces.

Arroces.

En el apartado de postres y repostería; no hay quien se resista a degustar más de dos o tres opciones. Y es que si por este acudes, tu corazón se parará, al ver la infinidad de dulces, tartas y repostería de autor, que el Wellington ofrece. ¡Todo preparado al día! Una inmensa fuente de cristal donde podrás elegir entre infinidad de opciones; que completan este gran carnaval sensorial.

Fuente de cristal con repostería.

Fuente de cristal con repostería.

Y, como colofón final, podrás atreverte con tés, entre un elenco de opciones; o apostar por la sobremesa a ritmo de vino o cerveza. Desde luego, todo es posible en este hermoso hotel del centro capitalino. Sin duda, los domingos del frío Madrid para esta temporada, sonríen y emocionan.

Datos de interés:

Dirección: Calle Velázquez, 8. Madrid. 28001.

Cómo llegar: metro Velázquez, Serrano, Retiro y Príncipe de Vergara.

Teléfono: 915 75 44 00.

Horario: Domingos de 11.30 AM a 16.00 PM en el salón Claridge del hotel.

Precio: Adultos (60€) y niños menores de 12 años (13€).

Más información en su web, Twitter, Instagram, y Facebook

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Sasha Boom

"Asian Craft Food"Los creadores de Pink Monkey, exitoso restaurante de cocina asiática en Chamberi, vuelven a la carga y nos presentan Sasha Boom. Este restaurante, situado cerca de Ponzano, sigue los pasos de su hermano, pero evoluciona hacia una cocina más global. De la mano del chef Luís de los Rios apuestan por el mestizaje y la fusión de sabores, incorporando a su sabor asiático productos de países de Oriente Medio y Mediterráneos,…

Pomerania

La guinda de RanTanPlan la pone PomeraniaLo han vuelto a hacer. El grupo RanTanPlan inauguró hace apenas dos meses un nuevo restaurante para continuar con la saga canina de moda en la capital. Te hablamos de Pomerania, el cuarto local del chef ejecutivo César Galán que viene pisando fuerte.Ya te hablamos de Teckel, tan especial por acercarnos a la cocina de nuestras…

El mentidero de la Villa

Un oasis culinario en pleno Chamberí Las puertas del ya legendario Mentidero de la Villa, se abren para ofrecer al comensal un verdadero carnaval culinario que despierta los cinco sentidos. En pleno Barrio de Chamberí se encuentra este gentil restaurante, un establecimiento con esencia, y buen gusto, que simbolizan, sin duda, lo emblemático de este barrio. Todo el restaurante esta cuidado hasta el último detalle, destacando flores frescas en las mesas, que personalmente me encantan y es algo que últimamente carece…