The Box Escape

 diciembre 1, 2021      por Sergio Vicente

Uno de los primeros, uno de los mejores

Surgido en Atenas y recreado casi al milímetro, The Box Escape aterrizó en Madrid hace más de cinco años, concretamente en el céntrico barrio de Bilbao. Lo que funcionó en la capital griega, marcó el camino de una industria que aún estaba por explotar a mediados de la segunda década del siglo XXI. Fue uno de los juegos de escape en vivo pioneros en Madrid y eso por eso que su ubicación sorprende: no entramos a una sala o un local, sino a un segundo piso en la calle Covarrubias. Lejos de quitarle emoción, añade un extra de secretismo y clandestinidad que sus trabajadores aprovechan, refugiados en unas gafas de sol, en cuanto suena el timbre.

The Box Escape

¿Cuánta nostalgia puede caber en una foto?

La entrada al juego es inmediata y está muy bien pensada. En nuestro caso, nos enfrentamos (con éxito, aclaro, que Naiara me sacrifica si no) a la sala de Hex, ambientada con una estética retro que hará llorar de nostalgia a los ochenteros. Desde el cine de Matrix, Star Wars, Alien o 2001: Una odisea en el espacio pasando por los míticos juegos de Super Mario, Tetris, Street Fighter, Pacman o Sonic, la atmósfera rezumaba recuerdos y recordaba a un capítulo de Stranger Things. Aunque nos sobraron algo más de diez minutos, la dificultad es media. Lo que pasa es nosotros éramos cinco personas muy inteligentes. O que una de ellas ha hecho más escapes que David Copperfield, que eso también ayudó.

The Box Escape

Spoiler Alert: con esa bici no llegarás lejos.

Toda la experiencia fue muy grata y, a pesar de que todavía son novedad, nos supo a escape room clásico, alejado de las experiencias inmersivas más cercanas al teatro o a las visitas guiadas que quieren sumarse a la onda de los escapes. Esto era un old school y se notaba en las pruebas, ni regaladas ni imposibles, con la dificultad justa para verte exigido, pero no frustrado. Las ayudas desde fuera llegan con mucha naturalidad y son muy puntuales, por lo que la experiencia avanza con gran fluidez. Es increíble cómo somos capaces los humanos de cambiar nuestra propia percepción: los diez primeros minutos éramos el hermano tonto de “Me llamo Earl” y cuando terminamos, podíamos compararnos con Poirot o con Sherlock Holmes.

The Box Escape

Equipazo.

Cuando terminamos, comentamos la jugada con el dueño, que amablemente nos hizo la foto de rigor, nos enseñó algunos secretos que no podemos compartir para no fastidiaros el juego, nos mostró la sala de control y nos hizo una visita guiada restringida por las otras salas, por si teníamos ganas de volver a The Box Escape. Que las tenemos, así que mejor que nos guardara alguna sorpresa en La Casa Maldita y en El Templo Maya.

The Box Escape

Esa decoración… imposible no meterse en el papel.

La Casa Maldita (The Haunted Box) es una sala decorada con arco iris y nubes de algodón, para toda la familia… es broma, por favor no lleves a tu hijo de cinco años, que me denuncias. Esta historia trata sobre un espíritu atrapado y, ya desde la estética, es terrorífica. A mí en esta no me pillan, porque entre lo miedoso que soy y lo bien ambientado que lo tenían, me muero del susto. Os prometo que abrimos la puerta para asomarnos y chirrió. No sé si es algo planeado o le falta aceite, pero el efecto fue prometedor. Eso sí, abstenerse cobardes.

The Box Escape

Tontería – Complejos = Felicidad (1)

Aunque esos mismos cobardes pueden unirse a mí y visitar la sala El Templo Maya para sentirnos Indiana Jones. El dueño nos enseñó el inicio y nos dejó con ganas de volver. Igual que ocurría con las otras dos, el diseño está cuidado al detalle, por lo que te sumerges en la historia en todos los niveles sensoriales. Además, esta sala tiene hasta tres niveles distintos de dificultad: fácil, por si vas con tus hijos pequeños o tu cuñado al que le falta un toque de horno; medio, con tres cuartas partes de escapistas con éxito; y difícil, por si vas con mi amiga Irene, que tiene más escape que Messi en banda.

The Box Escape

Soy yo jugando a una máquina apagada. Tontería – Complejos = Felicidad (2)

En definitiva, The Box Escape es uno de los pioneros de Madrid, que sigue en el candelero desde que llegó y se mantiene fresco y renovado. Dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse, y así lo está haciendo esta sala, escondida en un piso de la calle Covarrubias, capaz de ofrecer ese ambiente lúdico, cuidado y retador que define a los mejores escapes.

Datos de interés

Qué: The Box Escape

Dónde: c/ Covarrubias 22, 2nd left (2ndo Izda). Madrid, 28010. Metro: Alonso Martinez

Precios: 2 jugadores (54€), 3 jugadores (66€), 4 jugadores (80€), 5 jugadores (90€), 6 jugadores (102€), 7 jugadores (112€)

Información y Reservas: Web

Si ya has jugado en The Box  puedes probar estos otros: The Rombo CodeFox in a Box , Room Escape Madrid, ParaparkClue HunterBrain BreakEnigma ExprésEscape Hotel

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Fútbol Burbuja en Madrid

La manera más divertida y original de jugar al fútbol La empresa Bubble Fútbol organiza una de las actividades más originales para descargar adrenalina en grupo, pero sin hacerse ningún daño.En el fútbol burbuja todos los jugadores se introducen en unas pelotas de aire gigante que cubren desde la cabeza hasta las rodillas y que protegen en cada golpe o caída. El principal objetivo consiste en marcar el mayor número de goles…

escape city box

Escape Room ahora por la ciudad Es el primer Escape Room Urbano que se juega por las calles de la ciudad como una película en primera persona. Primero tienes que hacerte con la caja de ESCAPE CITY BOX, pues contiene todo lo necesario para comenzar la aventura. Una vez has adquirido la caja, descarga la app y comienza a jugar cuando queráis en una de las más de 50 ciudades donde están disponibles nuestros juegos. En Madrid cuentan con 4…

Club de lectura en inglés

Establecimiento cerrado  Tardes de libros e inglés Surge en el barrio de las Letras un club de lectura en inglés. una iniciativa que te permite practicar este idioma de forma interesante y amena. El primer y tercer martes de cada mes a las 19.30 horas un grupo de gente se reúne en la acogedora cafetería-librería Monpassa para comentar el relato que toca ese día. El encargado de moderar las reuniones y guiar en las lecturas es Phillip Damon, australiano graduado en Literatura por la Monash University…