Restaurante Shalakabula, cocina creativa en Madrid

Shalakabula

 enero 25, 2017      por beatriz

Cocina creativa sin dejarse el bolsillo

La cocina creativa y de mercado está de moda. Pero a veces hay que pagarlo, y muchas de éstas los restaurantes se aprovechan. Sin embargo, hay quienes creen que se puede apostar por ello cuidando al mismo tiempo el bolsillo del cliente. Y de esta idea surgen propuestas como Shalakabula, que abierto desde junio de este año, ya cuenta con su lista de clientes habituales (y no sólo porque tengan Mahou 5 estrellas de barril, que también hace lo suyo…).

Pero, aunque nadie diga que no a una buena Mahou bien tirada, no creo en los milagros. Y por eso sé que Shalakabula debe su éxito a la originalidad de su cocina, la calidad de la materia prima, la decoración de su local, y por supuesto, ¡el trato al cliente! Cuidando (y con mucho cariño) que se sienta como en casa, que disfrute con la cena y que se vaya con ganas de volver. Shalakabula interior del restaurantePero no me enrollo más y paso a contarte las delicias que probamos! Y nada más comenzar con el aperitivo, éste ya merece mención propia: Maki de croqueta de kimchi con tomate envuelto en alga nori y tempura negra de tinta de calamar. ¡Buenísimo! Con un toquecillo picante pero en su justa medida. De hecho, ya hay quienes preguntan (y casi exigen) si hay ración.

Para seguir abriendo boca nos atrevemos con un Bocado de manitas de cerdo con salsa brava de curry rojo y verduras encurtidas (9’9€ ración – 5’9€ ½ ración  – 3’9€ ¹⁄³ ración). ¡Atrévete a probarlo! Que lo de “manitas” no te eche para atrás, porque aunque no te guste la casquería, tiene más de “torreznito” que otra cosa.

Manita cerdo Shalakabula

Seguimos con la ensaladilla. Pero no cualquier ensaladilla, porque en Shalakabula te presentan una Ensaladilla rusa templada Siglo XXI (10’9 € ración/6’5 media), una forma de hacer de este plato típico, que encontramos en cualquier restaurante, una propuesta original (¡y muy rica!). Eso sí, sin perder su esencia.

Ensaladilla Shalakabula

A partir de ahí, propuestas como las croquetas de puchero o las gyozas son aciertos seguros, ya que aunque puedan parecer platos sencillos, llevan una gran elaboración y ¡vamos sí se nota! Nosotros nos atrevemos con las Gyozas de pollo y shitake con salsa hoisin, y un toque de Ito Togarashi (9’9€ ración – 6’9€ ½ ración  – 3’9€ ¹⁄³ ración). Suaves, ligeras, y con una presentación que hará que no quieras ni tocarlas.

Gyozas de pollo y shitake con salsa hoisin Shalakabula

Y llegamos al que para mi fue el plato estrella: el salmón soasado con alga wakame y aire de limón (14’9€ ración – 7’9€ ½ ración  – 5’10€ ¹⁄³ ración). ¡Una delicia! Jugosísimo y con ese ligero toque a asado que consigue ir más allá del simple tataki. Si te gusta el salmón, ¡ni te lo pienses!

Y del mar pasamos a la tierra, para terminar con un plato que mantiene el nivel del resto de la cena: Shalaka – Bao de pato pekinés (4’5€/unidad). Una explosión de sabor en un sólo bocado para despedirse de Shalakabula con ganas de probar más!

Pan Bao de Pato Pekinés en Shalakabula

Pero no podemos irnos sin probar los postres, para los que te aconsejo que te dejes un huequecito, ya que son originales, ligeritos, y muuuuuuuy ricos! En nuestro caso, nos dejamos aconsejar y probamos “El goloso”, que, a la altura de su nombre, consiste en un Brownie de Gianduja acompañado de té matcha, helado de sésamo negro, tierra de chocolate blanco y palomitas caramelizadas (7’9 €).

Brownie de Gianduja, té matcha, helado de sésamo negro, tierra de chocolate blanco y palomitas caramelizadas Shalakabula

No nos conformamos y nos atrevemos también con la Hierba luisa y maracuyá en texturas (6’9€). Una combinación de sabores súper original, exótica y muy fresquita, y por tanto una elección estupenda para terminar la cena como se merece.

Hierba luisa y maracuyá en texturas Shalakabula

Por último, si lo tuyo es el vino, éste también es tu sitio, ya que cuentan con una larguísima lista de blancos, tintos, rosados y espumosos para todos los gustos (y bolsillos). Nosotros nos atrevimos con un Terras de Javier Rodríguez; un estupendo vino de autor del Bierzo. Y con un tinto de las Bodegas San Pablo, una de las más antiguas de Moriles, famosa por sus vinos generosos.

En definitiva, Shalakabula es una opción inmejorable para disfrutar de una estupenda cena acompañada de un buen vino, en un lugar súper agradable y con un trato inmejorable por parte de todo el equipo. Y lo más sorprendente es que tras esta propuesta se esconden tres jóvenes con muchísimas ganas, que decidieron apostar por aquello que les apasionaba y de aquello nació Shalakabula. Entre ellos, y quédate con su nombre, el chef Juan Sánchez Encinas, liderando la cocina con una creatividad y profesionalidad que se refleja en cada una de las propuestas que encontrarás en la carta. Y junto a él, la maitre Natalia Sánchez, con muchos años de experiencia en hostelería que se demuestran en cada servicio y Sergio Señor, encargado de la gestión y de la comunicación y marketing y un apasionado de la cocina.

En poco más de seis meses ya han logrado sus adeptos, así que no deben de estar haciéndolo nada mal… Yo te animo a que lo pruebes y por mi parte: ¡hasta pronto Shalakabula!

Datos de interés

Qué: Restaurante Shalakabula

Dónde: Don Ramón de la Cruz, 72

Cuándo: Martes-Sábado (13.30-15.30 y 20.30-22.30)

Cuánto: 25€ precio medio Aquí puedes consultar la carta

Contacto: 91 828 00 43 / [email protected]

¿Sabías qué? Uno de los socios del local, Sergio Señor, es un apasionado de la gastronomía y cuenta con su propio blog de recetas en El Mundo. Aquí te dejo su enlace.

Más información: en su página Web, Facebook, Twitter, o Instagram.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

DokiDoki

El japonés con el que siempre soñaste Comer japonés en Madrid es muy sencillo. Pero comer un buen japonés, y además a un precio razonable es harto complicado! De ahí mi sorpresa al toparme con DokiDoki, un restaurante que con poco más de 2 años de recorrido, ha conseguido convertirse en una referencia entre los amantes de la gastronomía nipona en la capital. Y es que si te gusta la cocina japonesa, ¡éste es tu sitio! Porque encontrarás una enorme variedad, que huye…

Fina Catalina

Un viaje gastronómico a la bella Italia  La calle Castelló abre sus puertas a un nuevo miembro más: la trattoria Fina Catalina (c/Castelló, 1), un restaurante italiano purista, de los que te puedes encontrar callejeando por el centro de Roma, Milán o Florencia. Un restaurante que, como dice su chef, Stefano Carta, "te hace sentir como en Italia". Un local decorado con el aire elegante de los restaurantes italianos de categoría, aunque con el toque vintage que le otorgan tanto…

Tiyoweh. La Quietud

Un oasis de calma en el barrio de las letras La Quietud es un lugar donde desconectar del día a día, donde dejarse llevar y donde por una vez no tener que elegir que comer ya que cada día crean un menú nuevo formado por un plato combinado creativo vegetariano y sin gluten, con productos del día frescos, un plato el cual no descubrirás hasta que lo tengas delante, una sorpresa al paladar diferente cada día. [caption id="attachment_30738" align="aligncenter" width="640"]…

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.