Santa Gilda

 septiembre 30, 2019      por Adriana

Bendita Gilda homenajeada en este coqueto local del barrio de Chamberí

Espectacular graffiti en la pared de la actriz Rita Hayworth en la película “Gilda”

Espectacular graffiti en la pared de la actriz Rita Hayworth en la película “Gilda”

En pleno barrio de Chamberí, la propuesta de Santa Gilda viene cargada de productos frescos y de temporada, carnes, verduras y arroces, con el ingrediente fundamental del carbón en esa parrilla especial que es la robata, donde se cocinan carnes y pescados con carbón de encina y coco.

La decoración, de estilo boho chic, juega con una combinación que mezcla azulejos de tonos verdes con ladrillos caravista. La de barra con mesas altas nos recibe en la entrada para dar paso a la sala, en la que nos llama la atención el espectacular graffiti en la pared de la actriz Rita Hayworth en la película “Gilda”.

Carabineros con patatas y huevo frito de Santa Gilda

Carabineros con patatas y huevo frito de Santa Gilda

Su variada carta comienza con originales tapas como la ensaladilla rusa con camarón pipa, las croquetas de changurro con alioli de ajo negro, tacos de cochinita pibil y por supuesto la imprescindible “Gilda nuestra de cada día”.

Hay un apartado de platos vegetarianos como la alcachofa confitada de fondue de queso trufada, los bastones de mil hojas de patatas bravas, los tirabeques salteados con sésamo y shichimi togarashi o el arroz japonés salteado con pak choi y shitake.

El protagonismo de la robata se ve en platos como los carabineros con patatas y huevo frito, los chipirones con cebolla confitada y migas de sobrasada o la suprema de salmón con mantequilla de miso y curry.

Para los más carnívoros, la propuesta pasa por un lomo de vaca vieja trinchado con pimientos de Padrón, el Secreto ibérico fileteado, un rabo de toro sobre puré de boniato asado o la costilla de cerdo ibérico asada a baja temperatura.

Postres frescos y sugerentes como la Piña osmotizada en mojito asada en robata y algunos más tradicionales como la Crema de la abuela con peras asadas o la torrija infusionada en leche de coco al lemongrass y anís estrellado.

Una amplia y escogida carta de vinos con referencias de altura, completan la oferta de este coqueto espacio, ideal para perdernos y pasar un rato muy agradable entre platos originales y sabrosos.

Nuevo place to be en el barrio de Chamberí. Lo recomendamos para una cena entre amigas, con un ticket medio muy asequible, cocina con toques exóticos, acogedor y con buen ambiente.

Datos de Interés:

Qué: Santa Gilda. Restaurante de cocina mediterránea con toques exóticos en el que es famosa su cocina con Robata.

Dónde: Calle Raimundo Lulio, 24. Barrio de Chamberí.

Cuándo: Abierto de lunes a sábado de 13:30h a 24:00h. Domingos de 13:00h a 16:00h. Lunes cerrado.

Cuánto: precio medio 30 euros

Más info en su web e Instagram

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Hard Rock Cafe Madrid

LIVE, LOVE, ROCK Desde su apertura en 1971 en la ciudad de Londres, Hard Rock Cafe es conocido por la calidad de su comida, de su servicio y por el ambiente lleno de energía y de Rock 'n Roll. A Madrid llegó un frío 25 de noviembre de 1994, hace ya casi 25 años. La comida es típica americana, servida con un toque muy especial y en grandes cantidades: hamburguesas, entrantes, sandwiches y carnes a la parrilla con una auténtica salsa…

Zampa

El "place to be" más espontáneo Ha surgido casi de la nada. Se inauguró una noche y se volvió imprescindible a la mañana siguiente. Zampa ha conseguido casi de repente lo que otros tardan años en lograr: hacerse un hueco en el olimpo del ocio más sibarita y juvenil de la capital.La popularidad repentina de Zampa no ha ocurrido por arte de magia. Entre bambalinas, sin nosotros sospecharlo, el equipo pulió…

Ricos Tacos

El taco sigue siendo el rey Una sensación conocida acude a tu estómago. Parece que es hambre, pero es algo más que hambre. No son las ganas habituales de comer algo rico. Es la necesidad de comer eso en concreto, una idea que se planta en tu cerebro y no te deja en paz hasta que cumples con lo que tu cuerpo te pide. Ese deseo irrefrenable se llama antojo y es lo que te hace dejarlo todo y correr…