SandOlá

 diciembre 21, 2018      por Desirée Mejía

Gastronomía fusión donde el pollo es protagonista

sandola

Vista exterior del SandOlá. Fotografía de Marina Mateos Jimenez.

En el barrio de Chamberí se esconde como un preciado tesoro Sandolá, un restaurante de sangre venezolana que no te dejará indiferente. El local es pequeño pero sin llegar a ser agobiante, presenta una zona de sala y una barra para copas y cócteles. Presenta una decoración moderna, destacando los colores verde pino y salmón, que da un toque moderno pero sin dejar de ser acogedor.

Nos recibe Ana y nos describe el menú como un producto de cocina fusión con aderezo venezolano y, ¡hasta portugués! El director de orquesta, José Manuel, venezolano nacido en Portugal se ha asegurado de reflejar en la carta toda su personalidad. Encontramos toques de Venezuela en los patacones, la chicha, la salsa guasacaca o el empleo del papelón; pero también nos encontramos con gastronomía portuguesa en forma de feijoada.

sandola

Vista del interior

Eso sí, el que roba el protagonismo en Sandolá es el pollo. Lo tratan de las más diversas formas para que esté presente a lo largo y ancho de su oferta gastronómica. Así, nos comenta Ana que su plato estrella es el pollo al horno que consiste en tres piezas de pollo sazonada con su mezcla «secreta» de especias, arroz SandOlá, feijoada y rematada con salsa ajícero.

Nosotras nos decantamos por unos patacones con salsa guasacaca para abrir el apetito. Los patacones vienen a ser chips de plátano macho verde crujiente y puedes pedirlos con salsa guasacaca o acompañadas de pollo, queso rallado, ensalada de col y salsa ajícero. Sobra decir que estaban deliciosos y, untados en guasacaca, tenían un sabor fantástico.

sandola

Patacones con salsa Guasacaca

Después, llegaron los platos principales: el SandOlá bowl y el Sándwich Pollo Club. El SandOlá bowl consiste en una buena base de arroz acompañada de aguacate, tomate, pico de gallo, feijoada, maíz en grano, pollo en tiras y una salsa de tomate especiada. Está pensada para resucitar a un muerto porque tiene todo lo necesario para saciar tu apetito y prepararte para afrontar el resto del día.

El plato que se llevó la palma, en nuestra humilde opinión, fue el Sándwich Pollo Club. Vale que es un plato archiconocido y hay miles de club sándwiches pululando por Madrid, pero éste merece mención aparte. Dos pisos rematados con queso emmental, jamón york, pollo, bacon y una mayonesa a las finas hierbas. Nada que no hayas oído antes, ¿no? Pues te equivocas. Cada bocado era mejor que el anterior y no sé si era el producto, la salsa o una combinación de todos los factores pero creaban un sabor que no he visto replicado en ningún otro club sándwich. Y si no eres fan de la mayonesa, la salsa de SandOlá te convertirá en un fiel creyente.

sandola

Sandwich Pollo Club

La carta incluye otros sándwiches con pan de brioche, de centeno o de pita que puedes acompañar con patatas fritas o boniato como guarnición además de complementos adicionales (macarrones con queso, ensalada de col, arroz, etc.) u otra salsa (ajícero, americana, papelón, etc.) por un precio extra. Para los que buscan un plato más ligero, podéis encontrar distintos tipos de ensalada – césar, quinoa, mediterránea, SandOlá y de pasta -.

Fuimos atendidas por Fabrizio durante la comida, que estuvo siempre al pie del cañón para satisfacer nuestras necesidades y, además, aconsejarnos en una materia muy relevante…¡el postre!  Nos comentó que tenían una edición limitada en uno de sus grandes postres: el Golfeado. Es un bizcocho en forma de caracola, coronado con una bola de helado de vainilla y sirope de chocolate. Para navidad, han cambiado la vainilla por el turrón y han rematado la obra de arte con un trozo de turrón de chocolate. ¿El resultado? Un regalo al paladar para los que tenemos debilidad por un buen dulce al terminar una copiosa comida.

sandola

Golfeado de Turron

En resumidas cuentas, se trata de un restaurante con una comida fabulosa en un local moderno pero familiar. Si buscas un lugar para comer entre semana, tienen un menú del día por 9,95€ – lo cual es una ganga considerando la calidad del producto – y los martes y jueves tienen 2×1 en platos principales. Te ponen todo de cara para que disfrutes de la comida venezolana como nunca antes. ¡Yo ya estoy contando los días para volver!

Datos de interés

Qué: Restaurante SandOlá

Dónde: C/Luchana, 37

Cómo llegar: <Metro> Iglesia (L1), Bilbao (L1, L4) y Alonso Martínez (L4, L5, L10) <Bus> 3, 40, 147

Horarios: 13:00 – 16:00 | 20:00 – 00:00 | Domingos cerrado

Más información en su Facebook e Instagram

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Restaurante Haroma

Carta de Mario Sandoval en el Hotel HeritageEl restaurante Haroma, situado en el lujoso Hotel Heritage en el Barrio de Salamanca, ofrece una experiencia gastronómica muy cuidada con auténticos sabores de España y del resto del mundo, en un entorno elegante y sofisticado. Dirigido por Mario Sandoval, chef con 2 estrellas Michelín, y ubicado dentro del hotel, Heritage Madrid, se ha convertido en un must en el circuito de la gastronomía madrileña…

Gaudium

Cocina ancestral en pleno barrio de ChamberíSupone una paradoja el hecho de que consideremos moderna una cocina basada en las recetas de las abuelas y tatarabuelas, las que están guardadas a buen recaudo como tesoros que son en bibliotecas gastronómicas centenarias. Juan Carlos Peñas, el chef de Gaudium, recupera estos sabores ancestrales ligados a nuestras raíces y que suponen una fusión de culturas, para convertirlo en una cocina que ahora consideramos moderna,…

Sushi & Buey y Okela

Cocina del norte, japonesa y americana Es difícil encontrar un restaurante que con menos de dos días de vida esté hasta la bandera, pero nosotros lo hemos encontrado, se llama Sushi & Buey y Okela y puedes elegir tipo de cocina que más te guste; el buen apetito del norte español, los manjares crudos asiáticos o los contundentes platos americanos. Cuando llegamos ante su fachada, nos encontramos con dos nombres sugerentes: Sushi and Buey y Okela, el primero nos deja claro que en una…