Pointer

 diciembre 2, 2016      por Ana Vicaria

Pointer, un viaje de experiencias diferentes a través de la gastronomía

16112016-img_2446_opt

Vistas a la plaza de Colón desde Pointer

Cenar en Pointer es viajar alrededor del mundo e ir probando en cada sitio un pedazo de cultura. Que su chef, César Galán, se haya recorrido medio planeta tomando nota de cada bocado, ha sido uno de los puntos clave para hacer esto posible.

16112016-img_2460_opt

Restaurante Pointer

Pointer es el segundo -después de Teckel– de la saga canina que tan bien está funcionando. Un miércoles cualquiera las salas se llenan de gente de lo más exclusiva para charlar en torno a una mesa llena de platos copados de auténticas delicias. La reserva previa es casi imprescindible.

16112016-img_2479_opt

Makis de Pez Mantequilla

Su ubicación, con vistas a la plaza de Colón, así como su tan cuidada decoración, son dos de los motivos por los que, en tan poco tiempo, Pointer se ha convertido en el restaurante de moda.

16112016-img_2461_opt

Planta baja Pointer

¡Y su carta! No cabe duda de que su carta es el motivo principal por el que nos gusta tanto Pointer. Sus croquetas (9€) de pollo en pepitoria o las de picadillo leonés con queso mahón son el orgullo del chef. Y no es para menos.

16112016-img_2491_opt

Tomate Sam

Es difícil reconocer de su extensa carta, los platos más codiciados. Tal vez probaste aquellos tomates confitados y gratinados que servían en Teckel. Pues los sueños de tantos se han hecho realidad. Ahora este aperitivo es mucho más que eso, es un principal en toda regla y se llama Tomate Sam(10,50€).

16112016-img_2515_opt

Mixto de jamón y queso con huevo baja temperatura

En Pointer han querido ofrecer platos de toda la vida como nunca los habías imaginado. La originalidad de sus presentaciones invitan a retratar, obteniendo resultados envidiables.

16112016-img_2504_opt

Tiradito de Pez Marlin

Permíteme que te recomiende lo que para mí fue el mejor plato de los que probé: el tiradito de pez Marlin (17€). Para los pescadores, un trofeo; para los amantes del pescado crudo y el toque exótico de la lima y el picante, una exquisitez.

16112016-img_2508_opt

Pato a la pekinesa

Y para terminar, deja siempre un hueco para el postre. Un gran hueco, puesto que estos postres son enormes y auténticas bombas calóricas. ¡Pero qué rico!

16112016-img_2526_opt

Cronut de Nutella relleno de crema y Oreo

Datos de interés

Qué: restaurante Pointer

Dónde: calle Marqués de la Ensenada, 16 (mapa)

Cómo llegar: metro Colón (L4)

Precio: 35-40 €/persona

Teléfono: 91 052 69 28

Horario: de domingo a miércoles de 13.30 a 00.30 horas, de jueves a sábado de 13.30 a 2.30

Más información: web | facebook | instagram

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Espacio 33

El restaurante más alto de España está en MadridEn Bangkok no te puedes perder Vértigo o Sirocco, en Toronto la visita obligada es a la CN Tower, si el destino es Dubai, el Atmosphere... vayamos donde vayamos en todas las guías nos recomiendan restaurantes de altura en los que comer con las mejores vistas. En Madrid lo tienes fácil, ya puedes tachar de tu lista de tareas pendientes la cena con velas…

The Irish Rover

 El mejor fish & chips de Madrid en The Irish Rover Hemos podido disfrutar de la nueva carta del The Irish Rover y la sensación fue muy buena, por eso queremos recomendártelo para una cena con amigos, para un afterwork  mientras disfrutas de sus conciertos en directo de jazz, soul, funk... Siempre nos había gustado mucho este restaurante, porque es muy amplio y tiene muchísimos tipos de espacios. Una terraza exterior, un lugar para cenar, para tomar una copa o un…

Mítiko

Reinventado el sudeste asiático en Cuzco  La mezcla de ingredientes frescos como los cortes de sushi japoneses, las salsas de Tailandia o las recetas clásicas de la cocina cantonesa, se dan cita en Mítiko (C/Sor Ángela de la Cruz, 22) un restaurante cuya propuesta gastronómica se basa en la fusión de los platos más emblemáticos del sudeste asiático, con un exquisito toque de autor.Antes de sentarse a la mesa, lo que más…