Nunuka

 octubre 22, 2022      por Sergio Vicente

Comida para imaginar

En Nunuka nos dimos cuenta de que, en general, sabemos muy poco de Georgia. Los más despistados pensarán antes en el estado norteamericano que en el país europeo, muchos sabrán que su capital es Tiflis, algunos menos que está acostada sobre las aguas del Mar Negro, muy pocos que tienen un alfabeto propio y único, y casi nadie estará al corriente que el diminutivo cariñoso que usan para Nina es Nunuka. De ahí viene el nombre del restaurante donde aprendimos, o en nuestro caso recordamos, que hay un dato inolvidable de Georgia: se come muy bien.

Nunuka

Saquitos de pura salsa.

El local podría representar un bar de Kutaisi, la segunda ciudad de Georgia, para que sepáis más cosas, por su decoración, capaz de transportarte a un país que, al menos para nosotros, es imaginado. Destaca por acogedor, por su barra abierta tipo cocina americana que da la sensación de restaurante casero, transparente.

Unos sofás de terciopelo rojo y varios cuadros de vestimentas locales colgados en la pared terminan de pintar un hogar georgiano, dulcemente ambientado por una música a bajo volumen. Llega la carta y, de alguna manera, entre ese idioma plagado de “L”, “H” y “K”, consigues entenderte e ir saboreando mentalmente los platos.

En Nunuka predomina la carne picada, el queso y la berenjena, una dieta que hermana las aguas del Mar Negro con las de nuestro Mediterráneo, aunque nos explicó el camarero que la sal georgiana tenía sus peculiaridades.

Nunuka

Georgia está en la casa.

Para abrir boca nos ofrecieron un aperitivo, tan simple como efectivo: tomatitos cherry bañados en aceite y especias, acompañados de pan. Funcionó. La saliva se acumulaba en los carillos, expectante, aguardando un Adjaruli que no tardó en aterrizar.

Por definición, se trata de un pan relleno de queso, mantequilla caliente y una yema de huevo. Por estética, es una cazuela hecha de pan que se devora a sí misma. Por sabor, poesía. Algo atractivo tiene la cocina que hace su último paso frente al comensal: así ocurre con este Adjaruli, cuya yema de huevo llega cruda desde la cocina de Nunuka a la mesa y se funde en los altos hornos de la hirviente mantequilla y el queso fundido.

A esto se suma otro atractivo de la cocina, como es el innegable placer de comer con las manos. Atávico.

De allí pasamos a un Shkmeruli con Tamchijabi, supongo que sabréis lo que es. Para los que a estas alturas de artículo aún no hayan viajado a Georgia, este plato contiene básicamente pollo asado con puré de patatas.

Lo complicado, además del nombre, lo trae en lo ahumado del puré y en la salsa de especias que sumerge al pollo en un infierno de verde fuego valyrio. La salsa también llega hirviendo a la mesa y cae crispiendo sobre la carne blanquecina, a la que enseguida vence con su color verdoso.

No creo que haya que asistir a la European University (una de las universidades más importantes de Georgia, para que sigáis aprendiendo) para saber que mezclar el pollo, la salsa y el puré es siempre una gran idea.

Nunuka

Cuentan las leyendas que el primer Adjaruli era una canoa.

Como último plato salado ordenamos unos Khinkali (¿qué os dije de la K en el lenguaje georgiano?) que en Nunuka nombra como “uno de los platos más tradicionales de Georgia”. Era un must, como les gusta decir a los que no saben utilizar la palabra “obligatorio”.

Y era delicious, delicioso, köstlich o gemrieli. En cualquier idioma se podría decir, porque era un sabor poco agresivo, muy agradable en la boca, que absorbía la salsa que esconden estas creaciones magníficas que, si preguntas a un italiano, guardan relación con un raviol gigante, si bien un asiático te diría que es claramente hermano de los dumplings.

Nosotros no nos paramos demasiado a estudiar su origen, porque desde el primer bocado enamoran. Para mí que, sin ser experto en comida georgiana, Nunuka era mi segunda experiencia, estos Khinkali fueron el mejor plato de los que probamos.

Dentro de la masa la carne picada suma puntos, aunque el gran valor añadido es, sin duda, la salsa que se derrama al hincar el diente. Cuidado, escrupulosos de la limpieza. Este manjar se come con las manos y sin miedo a la mancha.

Nunuka

Puré ahumado… ¡no olvides mezclarlo con el pollo!

Y hasta aquí nuestra visita a Nunuka. “¿No probasteis postre?” os estaréis preguntando. No dimos más de nosotros, contradiciendo así a una amiga que aseguraba que los humanos tenemos dos estómagos, uno para comer y otro para el postre.

Esta vez, las abundantes raciones nos tumbaron antes del último asalto y, satisfechos en extremo, no pudimos más que valorar las tartas por la pinta que tenían al pasar hacia otras mesas, lo cual es como no decir nada.

En definitiva, quiero recomendar Nunuka para los coleccionistas gastronómicos de países que te invitan a un restaurante nuevo de Trinidad y Tobago que ha abierto en Carabanchel, pero también para alguien acomodado en las bravas y los calamares del bar Tomás de debajo de su casa.

La georgiana es una cocina amable al paladar, muy acogedora, así como lo fue el espacio en que la degustamos. No os lo perdáis. Es un must.

Datos de Interés:

Qué: Nunuka, restaurante georgiano

Dónde: C/ de la Libertad, 13 | Chueca (L5) | Bus 1, 2, 3, 146

Horario: Martes-Domingo (13:00-01:00)

Precio: aproximadamente 35 euros por persona.

Contacto: Web

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Biáng Biáng Bar

"Un espacio de culto a la gastronomía china" Este pequeño local, situado en una callecita del madrileño barrio de Chueca, tiene algo especial. Su fachada, presidida por un oso como logotipo, indica que estás en el lugar correcto, en el "Templo de los noodles de Madrid" —sobrenombre con el que también se conoce a Biáng Biáng. Dentro, una pecera, una decoración minimalista, pocas mesas y unos camareros encantadores que te reciben con una sonrisa. Entre ellos Óscar, el creador de…

Wakka

Sorprendente cocina japo cantonesa en Arturo SoriaEl nuevo restaurante Wakka llega a Arturo Soria para revolucionar la propuesta gastro de la zona, convirtiéndose en el lugar perfecto para escapar de lo cotidiano y vivir una experiencia gastronómica mágica. Además, el espacio atrapa y nos transporta directamente a Japón. Nos sorprende el callejón que han simulado en una esquina de la entrada al restaurante, al más puro estilo de los callejones de Tokio, los…

The Experience by Lágrimas Negras

Experiencia de lujo en el Silken Puerta de AméricaEn verano Madrid amplia su oferta de ocio con numerosas terrazas en las que poder tomar algo para refrescarnos y cenar al aire libre aprovechando el buen tiempo.  Cada vez son más los espacios que apuestan por terrazas cuidadas y glamurosas, al modo de oasis urbanos. Este es el caso…