Muñeca de porcelana

 abril 13, 2018      por Pablo Santaella

Cuando todo el mundo ha dado su opinión, es hora de tomar una decisión

Llega al Teatro Bellas Artes la nueva obra David Mamet, con la versión adaptada de Barnabé Rico y dirigiendo Juan Carlos Rubio. Primera producción que se hace en el mundo después de su estreno en Broadway de la obra original, China Doll, protagonizada por Al Pacino y que el autor escribió para él. Y se nota.

Esta es una obra minimalista, con tan solo dos actores, dos teléfonos, y un enorme armario negro, pero sobre todo es un vehículo de lucimiento de la estrella entonces Al Pacino, y ahora Jose Sacristán,  estelar, con un también estelar compañero de reparto Javier Godino, demostrando que no hay papeles pequeños sino actores pequeños, y éste no es uno de los últimos, no necesitando un exceso de líneas de diálogo para definir perfectamente a su personaje,con cada sutil gesto, o simplemente en su forma de observar a Sacristán, demuestra que está completamente metido en su personaje, y que es capaz de  enfrentarse de tú a tú a una bestia actoral como es Sacristán, que por supuesto lo borda.

Y ya no se trata simplemente de actuar bien, sino de interpretar a un viejo maleducado que se pasa maltratando al resto de personajes casi toda la función, pero Sacristán le dota de un carisma que hace que no podamos dejar de mirarle, y que una hora y media de prácticamente de su show privado nos parezca demasiado poco. Él es simplemente uno de «esos» actores.

Hombres trajeados en poder discutiendo sobre la naturaleza de éste y diálogos rápidos, ingeniosos, bien construidos y que crean un ritmo muy ágil, herederos del mejor Aaron Sorkin, son elementos que empapan este nuevo libreto de Mamet, y que se encuentran presentes en buena parte de su obra como en clásicos atemporales como Glengerry Glenn Rose, que de nuevo tiene como protagonistas hombre blancos mayores que mueven dinero de forma cínica (desde un punto de vista casi satírico), o en este caso el personaje protagonizado por Jose Sacristán, que es el verdadero centro de la obra, por el que discurren los temas y los conflictos de la misma, y el personaje de Javier Godino, que sirve como representante de ese mundo ordinario, siempre admirador del poder, que no deja de ser un títere más.

Sacristán ostenta el poder de manera dictatorial y egoísta, en el que las personas que se encuentran alrededor no son más que meras posesiones. Escenográficamente vemos casi todos los clichés asociados con este tipo de personaje, los trajes, el diseño moderno del despacho, el wishky, pero todo está retratado desde la frialdad más absoluta. Todo lo que vemos nos resulta completamente oscuro, anodino, desconectado completamente de la realidad ordinaria.

Una asepsia completamente desapegada de cualquier vestigio humano. Incluso ese mastodóntico armario, negro, triangular, que sirve como alegoría del inhóspito mundo empresarial que maneja a las altas esferas, y a los gobiernos, que parece hueco y vacío en su interior, pero que esconde un montón de inesperados objetos y secretos. El único elemento que podemos relacionar con algo más meramente humano es la papelera,que alberga de forma simbólica algo sucio, y también común y cotidiano, sin nada al principio, pero que a medida que nuestro protagonista, que se jacta de saber imponer su poder, va haciendo frente a los problemas crecientes, esta se va llenando cada vez más; va aumentando la basura que debe sacar, sus problemas, y con ello despierta una mayor empatía .

La lealtad o las dificultades del ser humano para enfrentarse a su pasado son algunos de los temas que trata, que al final reduce el destino de la obra y de todos los importantes elementos en juego, todos estos movimientos de los altos cargos que hemos visto a lo largo de la misma, quedan a merced del dictamen de un personaje. Una sola persona es la que determinará, con una simple elección, el destino de muchas personas. Y es que como se dice en la propia obra “cuando todo el mundo ha dado su opinión, es hora de tomar una decisión”. Tomen ustedes la vuestra.

Datos de interés

Qué: Muñeca de porcelana

Cuándo: del 28 de marzo al 27 de mayo.

Hora: de Martes a Viernes a las 20:30, sábados a las 19:30 y Domingos a las 19:00

Dónde: Teatro bellas artes.

Cómo llegar: metro Banco de España o Sevilla, o plaza Cibeles.

Cuánto: Consulta en la página

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Jorge Blass: Palabra de Mago

Evento caducado Magia para niños y adultos Palabra de mago es una reflexión sobre el apasionante mundo de los magos, ¿Son personas honestas? ¿Ó unos tramposos? En la Edad Media los quemaban en la hoguera y en el siglo XXI el público compra entradas para verlos en teatros, aunque algunos Magos deberían haber sido quemados hace tiempo… Su trabajo consigue hacerte ver y creer lo que nunca has visto, y olvidar aquello que está delante de tus narices. Durante una hora…

Casta, peste y eternidad

Una apología del amor Casta, peste y eternidad es un viaje en el tiempo que nunca fue, nunca es y nunca será, pues para el Alma no hay tiempo, solo existe para los cuerpos que tienen prisa. Un descubrir de quiénes fuimos para aceptar quiénes somos. Y si no estamos conformes, atrevernos a exorcizar nuestros cuerpos purgando el Alma que nos habita para dejar un legado sin estigmas; responsabilizándonos de la herencia que dejamos a otros cuerpos, sólo así estaremos practicando una…

Mongolia, el musical 2.0.

Evento caducado Cita obligatoria para aquellos a los que el humor negro, surrealista e inteligente les haga reír en Mongolia, el musical 2.0  El próximo 17 de marzo tienes la última oportunidad de ver en Madrid Mongolia el Musical 2.0. que vuelve aún más loco, más gamberro, más sincero y más bestia. La Revista Mongolia traspasa los límites del papel y Darío Adanti y Edu Galán regresan a los escenarios…