La Contraseña • Un buen día en Madrid

La Contraseña

 diciembre 18, 2015      por Lucía Mos

Sorpresas y buen gusto en un restaurante inusual

Hace poco descubrimos un restaurante que nos dejó con la boca abierta. Es La Contraseña, un lugar donde lo innovador y las sorpresas están a la orden del día. La Contraseña es un juego que consiste en ir desbloqueando espacios en los que cada rincón tiene una personalidad única. ¿Te atreves a jugar?

El Patio y la Sala: dos espacios más que singulares

El Patio y la Sala: dos espacios más que singulares

Empecemos por lo esencial: la Barra. Es el primer espacio de La Contraseña, donde están las señales de todo lo que te espera en el interior. ¿Por qué no empezar con una copa y uno de sus pinchos de autor? Después pasarás a la Sala y a lo mejor no puedes creer lo que estás viendo: una antigua vaqueriza convertida en uno de los locales más cool de Madrid.

El diseño colonial está basado en la restauración y reaprovechamiento de antiguos materiales y muebles, algunos procedentes de la vaqueriza: el ladrillo visto, las puertas, una vieja balanza… El toque personal está en las vajillas familiares y los recuerdos de viajes: es lo que añade confortabilidad a un restaurante que asombra por su elegancia y buen gusto. Pero, ¡no te quedes ahí! No puedes irte sin conocer el Patio y alucinar con el auténtico jardín interior de este restaurante.

Tataki de atún con ensalada de algas

Tataki de atún con ensalada de algas

Vamos a hacer un descanso en este recorrido para hablar de la comida. Tomamos asiento en la Sala y pedimos un pulpo a la parrilla con patatas confitadas y crema de pimentón, una vuelta de tuerca al clásico pulpo a feira. Y, cómo no, hay que probar los rollitos crujientes de capón gallego, una delicia del norte con recuerdo oriental. También con reminiscencias orientales, el tataki de atún con ensalada de algas, una auténtica delicia para los amantes del pescado.

Pulpo a la parrilla con patatas confitadas y crema de pimentón.

Para el postre, probamos la tarta de queso casera, un clásico de los postres, y la tartaleta de obleas, rellenas de una suave crema pastelera y frambuesas, sencillamente exquisitos.

Tartaleta de obleas

Tartaleta de obleas

Tarta de queso casera

Tarta de queso casera

Por si te has quedado con ganas de un buen cóctel, todavía te queda por descubrir el magnífico Gin Bar de la planta superior. Ginebras premium y unas vistas espectaculares para admirar toda La Contraseña te esperan ahí arriba.

Y ahora, la última zona: el fin del juego, la meta, la cumbre. Es una puerta blindada que no todos pueden cruzar. Se trata de El Escondido, el espacio privado de La Contraseña es un reservado para unos pocos elegidos en una cámara exclusiva y prácticamente secreta.

Mesa confortable y vajilla familiar en la Sala

Mesa confortable y vajilla familiar en la Sala

Lo más curioso de la Contraseña puede que sean los servicios, que no dejan lugar a dudas de la versatilidad de este inusual restaurante. La inspiración del servicio se encuentra en un panel de abejas, con un papel de pared especialmente diseñado para el restaurante y un techo espejado muy original, que crea una zona de relax en el sitio menos esperado.

Podríamos seguir escribiendo páginas y páginas sobre La Contraseña, pero creemos que ya sabes suficiente. Es hora de que te acerques a conocer en persona el carácter diferente de este restaurante tan especial.

Datos de interés:

Qué: La Contraseña: restaurante elegante y sorprendente

Dónde: Calle Ponzano 6, Madrid

Cómo llegar: Metro Gregorio Marañón (7, 10) y Alonso Cano (7)

Precio: 25-30 euros

Horario:  Abierto a partir de las 12 todos los días. Domingos cerrado por la noche

Teléfono: 91 172 63 78

Más información en su página web, facebook, twitter e instagram

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Cafeteria HD

Un rincón de los años 60 en Madrid Como recién sacada de Mad Men, la cafetería HD recrea a la perfección la estética de las cafeterías de los años 60, y no es que se haya decorado con toques vintage, tan de moda hoy en día, sino que mantiene intactos su decoración y espíritu desde que abriera sus puertas en 1962, habiéndose convertido así en una referencia para los buscadores de tendencias.Esta cafetería…

Vinateros 28

En Moratalaz también se come... ¡y muy bien!  En ocasiones los prejuicios nos llevan a cometer grandes equivocaciones. Hemos dado por hecho que en los barrios sólo se puede comer de batalla, y hoy venimos a demostraros que se puede salir de la M-30 y comer de lujo. ¿Dónde? En Vinateros, 28. En pleno Moratalaz encontramos un gran restaurante que saca pecho por un barrio que poco a poco va reclamando su hueco en cuanto a la restauración y el tapeo se refiere.…

Oceanika

El restaurante donde nada es lo que pareceHoy en día no se puede discutir que la gastronomía es un arte, que además de cumplir su función primordial, la de alimentar, en ocasiones y en lugares como Oceanika , donde nada es lo que parece, además divierte y emociona. Estas dos condiciones son la máxima de sus propietarios, Carlos y Filo, encargados de transmitir su pasión a los comensales en…