Evento caducado

Bienvenidos a la Capital de la carcajada

la capital del pecado

Un escenario y 7 velas: Juan Dávila no necesita más para provocar las carcajadas del público. «La Capital del Pecado» nos trae una hora y media de risas sin parar con un método tan recurrente como efectivo: elevar lo cotidiano a desternillantes situaciones con las que es imposible no sentirse identificado. Entre otros méritos,  el cómico ha logrado hacerse con dos pases semanales en la Chocita del Loro, un templo del humor por donde han desfilado artistas de la talla de Goyo Jiménez, Joseba o Santi Rodríguez. Pese a la amplia oferta de espectáculos de La Chocita, el actor ha logrado mantenerse y llegar con su monólogo a más de un millón de espectadores en la que es ya su tercera temporada. He aquí el porqué:

Desde su inicio, «La Capital del Pecado» arranca de una forma tan desconcertante como prometedora: comparando a los siete enanitos con los siete pecados capitales. Tras esta entrada, Juan comienza a interactuar con el público en una dinámica que se mantiene durante todo el espectáculo, haciendo que cada uno sea único e irrepetible. Su pertenencia al grupo de improvisación Improclan queda patente al sacar de cada situación y reacción del público una respuesta tan ingeniosa como desternillante, vertebrando su monólogo en torno a los famosos siete pecados capitales. Bajo la amenaza «te toca a ti», el cómico convierte su espectáculo en un continuo juego donde nadie está a salvo. Para los excesivamente tímidos, no hay de qué preocuparse: frente a otros espectáculos donde la risa es a costa de un avergonzado miembro del público, Juan se adapta y deja fluir la situación para que tanto los «elegidos» como el resto de personas disfruten del espectáculo.

Lejos de la forzada sobreactuación que a veces impide entrar de lleno en los espectáculos de humor, el actor invita al público con su tono hilarante y natural a un viaje de final totalmente impredecible. Desde el Arca de Noe al reggaetón, desde ex a koalas cantautores: en este desternillante espectáculo todo vale. Solo, en pareja, con amigos o incluso en familia, «La Capital del Pecado» supone una oportunidad única para disfrutar de unas buenas carcajadas y pasar una noche memorable compartiendo los momentazos del monólogo en algún cercano bar de Malasaña.

Datos de interés:

Qué: «La capital del pecado», de Juan Dávila

Dónde: La Chocita del Loro (Gra Vía, 70)

Cuándo: Los sabados a las 22:15h y los domingos a las 18:00h

Cuánto: A partir de 12€ en Atrápalo
 Web  Facebook

 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Marina

Ópera para todos los públicos en el Teatro de  la Luz Philips La ópera en tres actos de Emilio Arrieta y adaptación del libro de Miguel Ramos Carrión, llega al Teatro Philips. Marina, es la obra más conocida del autor y la adaptación lírica más aplaudida del periodo romántico en España, una ópera que comenzó siendo zarzuela, y que hoy combina la música de sus dos versiones. "Marina y Jorge son dos jóvenes que se han criado juntos. Entre ambos se…

Hipnomancia

Atrévete a conocer la magia del subconsciente Os hemos hablado de Jorge Astyaro decenas de veces y no nos cansamos. Es sin duda el mentalista más en forma que hay en España ahora mismo (aunque el sea Mejicano) y este verano se ha propuesto sorprender a todos los madrileños a través de sus distintos shows de mentalismo e hipnosis. En concreto son 3 shows, Hipnonautas, Hipnotic Cabaret e Hipnomancia, del que os queremos hablar hoy. Puedes seguir todas las noticias sobre…

Maribel y la extraña familia en el Infanta Isabel

Evento caducado Una familia encantadora ¿Quieres reírte como siempre y disfrutar como nunca? ¿Quieres volver a ver una buena comedia de las de antes, de las de toda la vida, pero en el s.XXI? Pues Maribel y la extraña familia, con un estupendo elenco encabezado por la cómica Alicia Hermida, te hará volver a la época de Miguel Mihura entre música y risas. Podría contarte el argumento de esta clásica comedia española, pero seguro que lo sabes por el colegio,…

Los comentarios están cerrados.