Noches de tabaco, sexo y rock&roll

Vibraba Madrid. Era sábado, uno de los equipos de la ciudad se iba a convertir en campeón de Liga y el sol lucía rayos primaverales. Antes de que cayera la oscuridad, arranca el monólogo Fortnique de Toni Moog y, aunque fuera la ciudad sigue clara y luminosa, dentro del Arlequín se hace de noche, el escenario se convierte en un bar oscuro, lleno de humo, antiguo, de ligar de madrugada, de cubata a tres euros, donde el tema predominante es uno y único: el sexo.

Toni Moog en Fortnique

Solo ante el peligro. Y me refiero al público. (Foto: @akanemayo_fotografia)

Toni Moog es un humorista catalán que llegó a la comedia por casualidad. Un buen día, en Barcelona (qué sutileza la mía) se subió a un escenario y casi que nunca más bajó. De los bares catalanes pasó a la Paramount Comedy y dio el salto definitivo al humor comercial con Homo Zapping y un monólogo en El Club de la Comedia. Además, se hizo fuerte en el formato stand–up y es un habitual en la mítica sala Pepe Rubianes de Barcelona, donde ya cuenta más de mil actuaciones. Y ahora, directamente desde el puente aéreo, presenta Fortnique: folla como puedas en el teatro Arlequín de Gran Vía.

Toni Moog en Fortnique

Pensad, pero no mucho. (Foto: @akanemayo_fotografia)

El show está cargado de humor sexual, como se puede advertir desde el título. Sin llegar al punto de crueldad negra de Miguel Lago o de la brutalidad oculta de Juan José Vaquero, Toni Moog se alinea con estos cómicos en el monólogo sin demasiados filtros de corrección política. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que se pierda de vista el fin humorístico y se parta desde el respeto. Toni Moog da lo que se espera de él: voz ronca, aspecto rudo, lenguaje soez y temas clásicos. El artista barcelonés sigue la línea gamberra que marca el hashtag de su camiseta: #sudalapollismo.

Toni Moog en Fortnique

Para pasar el ibuprofeno. (Foto: @akanemayo_fotografia)

En ese mismo estilo directo y agresivo, su interacción con el público va de lo fluido a lo rocoso. Algunas bromas rozan el límite de la incomodidad, otras directamente lo traspasan. La apuesta es arriesgada, porque uno solo tiene el control de sus actos y se la juega a la reacción del otro. En ese aspecto, Toni Moog es valiente y, aunque hubo algún momento estancado en el diálogo con los asistentes, supo reconducir el espectáculo hacia las tranquilas aguas del plan previsto.

Toni Moog en Fortnique

Creo que simulaba usar un dildo como masajeador. (Foto: @akanemayo_fotografia)

En resumen: el viejo Toni de siempre. Si lo conoces y te gusta, ve a verle. Si miras sus monólogos en YouTube y te partes, ve a verle. Si te has bebido un par de cervezas y andas con ganas de fiesta, ve a verle. Si sois un grupo de siete amigos, ve a verle. Sin embargo, si esperas humor sofisticado, chistes irónicos, críticas políticas agrias, un agudo análisis social… este no es tu show. No lo tomes como crítica, si no como recomendación: Toni hace lo que sabe y lo hace bien.

Información

Qué: Monólogo «Fortnique» de Toni Moog

Dónde: Teatro Arlequín (Calle de San Bernardo, 5)

Cuándo: Viernes y sábados a las 20.00h | Domingos a las 18:00h

Cuánto: 14 euros | Comprar entradas aquí

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Muñeca de porcelana

Cuando todo el mundo ha dado su opinión, es hora de tomar una decisión Llega al Teatro Bellas Artes la nueva obra David Mamet, con la versión adaptada de Barnabé Rico y dirigiendo Juan Carlos Rubio. Primera producción que se hace en el mundo después de su estreno en Broadway de la obra original, China Doll, protagonizada por Al Pacino y que el autor escribió para él. Y se nota. Esta es una obra minimalista, con tan solo dos actores,…

Magia Online

Celebra una fiesta mágica desde el sofá de tu casa La cuarentena ha trastocado todos los aspectos de nuestras vidas, desde nuestras rutinas de ejercicios o nuestra manera de trabajar hasta la forma de reunirnos con la gente que queremos. Pero, no poder salir de casa ni juntarnos con la familia y amigos no significa que tengamos que renunciar a celebrar un cumpleaños o cualquier otro evento. Las fiestas virtuales están cobrando mucho protagonismo en estos días de confinamiento, y se convierten en…

Follamigas

"Del plural, follemos todos" ¿Cuáles son los límites y las bases que definen una relación de follamigos? La respuesta es básica: El sexo. ¿Y si tenemos citas íntimas? ¿Me regala flores? ¿Debo darle explicaciones? ¿Hay exclusividad? ¿Celos? ¿Reproches? ¿Y las presentaciones formales? Todas esas respuestas, obvias o no, reciben respuesta en el monólogo más gamberro de toda la cartelera. Con su clásico ritmo desenfrenado, fiel a su estilo canalla y más tatuado que nunca, Toni Moog lleva a escena las situaciones más hilarantes…