Flor D’kko

 junio 5, 2018      por Pablo Santaella

El auténtico sabor del Kakao

En pleno barrio de Salamanca se encuentra el templo al cacao(que no al chocolate) que lleva ya triunfando un año en Madrid. Karem Molina y Ardiel Galvan, un matrimonio que se conoció estudiando aquí en Madrid, formaron esta particular chocolatería. Ella era farmeceutica en Venezuela, y él un ingeniero suizo. Se conocieron a través de la hermana de éste, también chocolatera, y a través de la idea de exportar cacao desde Venezuela hasta Suiza surgió este nexo entre ambos. Al no poder hacerlo, decidieron aprender como tratar el cacao desde Suiza. Allí es donde deciden llevar el cacao artesanal y puro a Madrid. Esta idea nace hace dos años y medio. Todos los chocolates se elaboran a plena vista, donde se puede ver como lo hacen incluso desde la calle a través de la enorme cristalera. La idea es elaborar todo tipo de chocolates, pero tratando de crear chocolates a partir de 60 por ciento de cacao. Los dueños han investigado muy a fondo las propiedades del cacao, elaborado de forma natural y tradicional, a partir de la flor de Kakao, pero con una necesaria adaptación a la gastronomía contemporánea. De ahí el nombre, que trata de recoger esta doble naturaleza de la chocolatería.

Esta pareja de reposteros ha pasado mucho tiempo informándose por los orígenes del cacao puro, de su proceso de crianza y fermentación tan extremadamente preciso,visitando plantaciones en las mecas del chocolate(Venezuela y Suiza) y por su forma de hablar y sus deliciosos chocolates podemos ver la pasión que tienen ambos. Fotografías de el árbol del cacao adornan esta chocolatería, para tratar de no olvidar los orígenes, y el producto al que tratan de hacer honor de forma casi religiosa. La labor que tratan de llevar a cabo también consiste en intentar educar el paladar, y explorar el producto más allá de elaborar unos dulces que estén ricos, recogiéndolo de diferentes partes del mundo, y experimentando con las variedades y combinaciones gustativas que éste ofrece.

El primer chocolate que se nos dio a probar en esta cata fue el llamado no chocolate, o chocolate blanco, ya que este no lleva ningún porcentaje de cacao, que bañaban unas deliciosas fresas, acompañado de cava, en un proceso gradual progresivo hacia el cacao cada vez más puro. La combinación, la verdad, quedaba genial.

Lo siguiente a probar fueron unos bombones de chocolate rellenos de caramelo, de un chocolate con leche de 30 por ciento de cacao, que estaba esponjoso y muy ligero. La siguiente fue una tableta de chocolate al 60 por ciento aderezada mitad con sal de Valencia, mitad con pimienta. Aquí ya fue cuando empezaron a sorprendernos. El sabor es realmente impactante, y muy llamativo, pero ambos elementos, a pesar de ser salados, refuerzan el sabor puro del chocolate, además de crear un contraste muy interesante. Estaba realmente rica. También decir que es una pimienta especial que no causa picor, sino que simplemente produce ese impacto inicial que causa la pimienta, pero sin producir el rechazo característico de la especia.

Luego nos dieron a probar otra tableta, esta con 5 toppings diferentes: nips de chocolate(chocolate sin procesar),2 tipos de  fruta deshidratada, sésamo y pipas de calabaza. Ésta es una de las tabletas más demandadas, y también es una experiencia muy particular y deliciosa. Luego tocó probar los bombones de Venezuela de 72 por ciento de cacao, muy suaves, y dónde se dejaba notar más el sabor del chocolate. Y por último el chocolate al 80 por ciento.

Hay una gran variedad de bombones, a parte de las tabletas ya mencionadas, y por supuesto los famosos tacones de chocolate.  Si quieren probar el verdadero sabor del cacao suizo, vengan a la calle Padilla 68, una tienda que rebosa autenticidad, cariño y originalidad, dónde se preocupan por lo que sirven, y tratan de ofrecer algo nuevo y que desafía al consumidor, conocedores verdaderamente de lo que están haciendo, y del producto que están sirviendo. No se arrepentirán.

Datos de interés

Qué: chocolatería Flor D’kko

Precio: tabletas entre 10 y 12 euros.

Dónde: calle Padilla 68

Cómo llegar: metro Diego de León

Más informaciónhttp://www.flordkko.es/

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Cereal Hunters Café

Una nueva forma de disfrutar de los cereales Situado en la calle Mejía Lequerica 14, en pleno barrio de Malasaña y muy cerca de la estación de metro de tribunal, nos encontramos con Cereal Hunters, (aunque acaban de abrir otro en Goya y otro en Calle Reina,1) el paraíso para aquellos que se deleitan con el placer de comer cerales. Un lugar donde te sentirás transportado a nuestra más tierna infancia, esa etapa de cuando nos levantábamos e íbamos corriendo…

El Anónimo Bar & Café

Este local ha cerrado permanentemente ¡Lo que se vive aquí no tiene nombre! Volvemos por uno de nuestros barrios favoritos, Malasaña. Esta vez hemos conocido El Anónimo Bar, un lugar para tomar un café y charlar por las tardes, y para montarse una buena fiesta por la noche. El Anónimo Bar conserva el encanto de la "Movida Madrileña". Todos hemos visto o nos acordamos del clásico bar que cierra tarde, se bebe mucha cerveza y la música es muy fiestera (en…

Cereal House

La moda londinense de los cereales llega a MoncloaCada día hay más alternativas para pasar una tarde con amigos diferente. Sin embargo, no todas son tan sanas y económicas como la que te sugerimos en Un Buen Día en Madrid: probar un bol de cereales con leche en Cereal House, el plan de moda para todas las edades. Hay tantas posibles elecciones que mi recomendación es la siguiente: déjate…