Esperando a Godot

 diciembre 17, 2019      por Pablo Santaella

El clásico de Samuel Becket aterriza en Madrid

Llega al teatro bellas artes la obra cumbre del teatro del absurdo: Esperando a Godot, del maravillosos Samuel Beckett, y con la dirección en este caso de Antonio Simón. Narra la historia de dos vagabundos: Didí y Gogó, que esperan decididos junto a unas vías de tren a un tal Godot, que supuestamente deberá cambiar el devenir de sus vidas. Durante la espera sucederán numerosas conversaciones sobre absolutamente nada, y un desfile de personajes pintorescos.

Este ya clásico de la literatura, vuelve con más fuerza que nunca gracias sobre todo a la estupenda labor del equipo artístico, que consiguen crear un decorado expresivo, y que ayuda a narrar la historia por si misma, cargado de naturaleza simbólica, y sobre todo de lirismo y expresividad, el escenario del teatro de bellas artes. Ayuda por supuesto el juego de luces y sonido que tiene apariciones puntuales, pero sobre todo la pareja de personajes protagonistas, que serán los encargados de captar y mantener la atención del espectador durante la mayor parte de las dos horas de duración de éste espectáculo.

Pepe Viyuela y Alberto Jiménez dan vida a estos dos vagabundos con una asombrosa facilidad de palabra, manteniendo un duelo dialectal que se extenderá como una constante en el  espectáculo. Una labor magistral, ya que no sólo consiguen transmitir todo el humor y el tono desenfadado e irónico de la obra de Beckett, sino que construyen dos personajes llenos de matices, con un amargor y desencanto con la vida construido en parte gracias a la química de estos dos personajes, que se retroalimentan y forman una imagen conjunta de personas sin ningún propósito vital, que se desprecian entre ellos, primando la discusión más que la conciliación, que no tienen nada, y a la vez lo único que tienen es la pobre compañía que le brinda el uno al otro.

El resto del reparto también raya a un nivel excepcional, con un Fernando Albizu que aporta un cambio de dinámica en la trama con su cruel y despiadado Pozzo, o Jesús Lavi, con sus apariciones al final de cada acto. Aunque si podemos afirmar que hay un actor que roba el show ese es Juan Díaz. Su diálogo es más bien escaso, pero su escena es de las que se te quedan grabadas en la retina tras finalizar la obra, y es sencillamente memorable.

Esperando a Godot es una obra esencialmente existencialista, en la que los dialógos y sucesos están exentos completamente de lógica o sentido más allá del entretenimiento que surge de la interacción de estos personajes, y de la brillantez del diálogo en sí. Los personajes no parecen aprender nada, o siquiera recordar haberse conocido, y la trama de la obra en sí consiste en personas intenado matar el tiempo hasta ocurra el evento esperado; la llegada de Godot. No importa que pasó o cuando pasaron cualquiera de los eventos sucedidos en la vida de los personajes de la función, sólo importa el ahora, y lo único seguro que saben que tarde o temprano llegará de forma inexorable: Godot. Sólo queda esperar pacientes y  hacer pasar el tiempo los más rápido posible. Una obra divertida, deprimente y con mensaje profundamente nihilista. No se la pueden perder.

Datos de interés

Qué: Esperando a Godot

Cuando: Miércoles a viernes a las 20:00h. Sábados a las 19:00h. y 22:00h. Domingos a las 19:00h.

DóndeTeatro Bellas artes

Cómo llegarMetro Banco de España

Precio: Desde 24 euros.

Más información

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Tricicle – Hits

Lo mejor de Tricicle Más de 10 espectáculos de Tricicle y 40 años de carrera a sus espaldas, hacen que no puedas perderte, posiblemente su último trabajo de creación, Tricicle Hits. Asistimos al estreno de Hits y debo decir que es un espectáculo muy divertido y hacía tiempo que no me reía tanto. Estos tres humoristas, siguen en plena forma, adaptándose a los nuevos tiempos, pero sin perder su esencia. El humor absurdo y su capacidad para mostrar la banalidad y…

405

Encerrados en una habitación de hotelUna mujer y un hombre se ven obligados a compartir la habitación de un hotel. Esta forzada convivencia sacará lo mejor y lo peor de ellos poniendo a prueba sus propias limitaciones y prejuicios, y les obligará a utilizar la imaginación para intentar escapar de esa incómoda situación. Pero utilizar la imaginación tiene sus peligros y pronto comprobarán que los límites con la realidad empiezan a difuminarse. 405 es…

La vida imposible de Oliverio Funes

Sorprendente desde el minuto uno "Hoy es 3 de febrero de 2018. Yo no soy yo. Mi nombre es Oliverio Funes. Y soy un viajante" La obra parte de la premisa de que el personaje de Oliverio Funes viaja a diferentes cuerpos, sin saber por qué le ocurre esto. Sus reacciones han de ser muy rápidas, debe saber exactamente quien es en cada momento, y las circunstancias que le rodean, para actuar en consecuencia.  La vida imposible de Oliverio Funes es…