Entrevista María Romero - "El bichito de Mery" • Un buen día en Madrid

Entrevista a la autora del blog “El bichito de Mery”.

Esta es una de las entrevistas que más orgulloso me siento de hacer; Mery es una chica muy positiva que ha superado un cáncer (linfoma de Hodgkin), escribe el blog “El bichito de Mery” donde cuenta todas las emociones que ha sentido en el proceso de superación de su enfermedad y ahora tiene un grupo de música, “CRUSHED”.

Creo que esta entrevista puede ayudar a mucha gente y saca lo mejor de todos nosotros.

El bichito de mery

Mery

– Antes de nada Mery ¿Qué tal estás?

Pues ahora mismo estoy bien, con algunos altibajos y algunas cosillas que todavía quedan por revisar de mi salud, pero muy bien. Estoy feliz, y creo que eso es lo que cuenta.

Iniciaste tu blog en diciembre del 2013 y ahora eres todo un referente; con más de 65 mil visitas. ¿Por qué te decidiste a crear este blog? Y ¿Por qué escogiste ese nombre?

El día que me llevaban en Ambulancia desde Guadalajara al Hospital de Ciudad Real (hay un largo camino) por primera vez para hacerme la prueba que determinaba hasta dónde había llegado “el bichito”, fue la primera vez que cogí el móvil y me puse a buscar “efectos secundarios de la quimioterapia”. Entonces encontré el blog “Una sonrisa y mil pañuelos” de Ainara Trigueros. Era una chica joven con cáncer de mama. Lo había superado, y había plasmado en su blog los días buenos y los días malos de su enfermedad. Explicaba cómo se sentía. Ella me ayudó con su historia y poco a poco vi más y más blogs de chicas con cáncer de mama contando sus andanzas, sus alegrías y sus penas. Yo no tenía un cáncer de mama, tenía un linfoma, pero como ellas quería expresar, todo lo que sentía. Quería que todo aquel que llegara allí, encontrara una historia de cómo afrontar algo tan duro intentando siempre ser positivo.

En “El bichito de Mery” podemos leer dos frases que me parecen importantísimas: “No pidas una vida fácil. Pide ser una persona más fuerte” y “No te rindas… Un día más es un día menos”. Cuéntanos de dónde vienen.

Pues la verdad, la primera frase no sé muy bien de dónde viene. Simplemente la leí y me la grabé a fuego. Desde que era pequeña, siempre he estado con problemas de salud, y he sido bastante quejica, para qué engañarnos,  pero cuando supe que tenía cáncer, me propuse a mi misma ser más fuerte y afrontarlo con ánimo.

La segunda la repetía con mis padres cada vez que me daban la quimio. Tenía doce sesiones, seis meses de tratamiento cada dos semanas, y casi siempre estaba muy débil y perjudicada. Pero yo solo pensaba en que el final del tratamiento cada día estaba más cerca y podría volver a hacer mi vida normal. Un día más es un día menos, una sesión más es una sesión menos. Y restando (o sumando) días, poco a poco, el tratamiento terminó, empecé a recuperarme, y aquí sigo. En ese proceso de recuperación que se hace muuuuuy muy largo. Pero, un día más es un día menos 😉

– Volvamos al primer día, ¿cuándo te enteras de que tienes esta enfermedad? y ¿qué es lo primero que te pasa por la cabeza?

Cuando entré en urgencias ya llevaba tres años sintiéndome realmente mal, me dolía el cuerpo, estaba siempre cansada, y tenía muchos problemas de estómago. Me ingresaron con un supuesto cólico biliar y salí un mes y medio después con miles de pruebas odiosas a mis espaldas y con un diagnóstico de cáncer linfático (Linfoma de Hodgkin de esclerosis nodular, estadio IIB). Fue muy duro y bastante surrealista todo el proceso inicial. Pero yo sentía que al fin habían encontrado mi mal, que por fin me iba a sentir bien cuando terminase los tratamientos. Después de tres años quería por fin sentirme al cien por cien.

También sentí mucho miedo. Cuando te dice que te van a dar quimioterapia, se te viene el mundo encima. Todos hemos leído algo sobre la quimio, hemos visto los efectos en películas o conocemos a alguien que se la hayan dado, pero vivirlo en tus carnes es distinto. ¿Cómo reaccionará mi cuerpo? Pues reaccionó fatal. Me sentó horrible, pero se pasó. La quimioterapia es el claro ejemplo de “lo que no te mata te hace más fuerte”.

– A las personas que te rodean ¿cómo les afecto?

Supongo que fue horrible para ellos. De hecho, creo que mis padres lo pasaron mucho peor que yo en el proceso inicial. Puede que la razón sea que ellos pensaban que yo estaba sana, pero yo ya sabía desde hace tiempo que algo malo me estaba pasando. Pero siempre intentaron mostrarse fuertes, para no dejarme caer a mí. Fueron mi principal apoyo.

El novio que entonces tenía, siempre le quitaba hierro al asunto (y eso en esas circunstancias se agradece muchísimo), nunca se derrumbó delante de mí, pero también debió pasarlo muy mal. Al igual que mis amigos… ellos me dedicaban todas las sonrisas que podían cuando venían a verme, me miraban con ternura y con cariño, pero estoy segura de que estaban rotos por dentro, y no querían que yo me diese cuenta.

– Cuéntanos un poco como se lleva el día a día.

Al principio todo es nuevo: el hospital, las pruebas, los tratamientos… pero según pasan las sesiones y cuando vuelves a casa, la propia quimio empieza a convertirse en rutina. Yo dividía mi tiempo en semana buena y semana mala. La semana mala, empezaba el viernes, el día que me daban la quimio. Los efectos más duros duraban entre tres y cuatro días, y luego me empezaba a recuperar un poco. La semana buena empezaba el viernes siguiente, cuando ya podía hacer cosas en casa, me ponía a cocinar, a hacer ganchillo como una abuelita, y cuando pasó el invierno podía salir a la calle a que me diera un poco el sol. Pero rápidamente volvía el viernes de la quimio, y la historia se repetía: días malos, días de recuperación y otra vez días malos. Pero gracias a entretenimientos varios y a la gente que me rodeaba estaba feliz. Me resigné a que eso era lo que me tocaba, no podía estar atormentándome por lo que me estaba pasando, así que, aunque fui una “niña burbuja”, fui feliz.

– ¿Qué hace una persona para tener esa energía en momentos tan complicados?

En realidad es algo que me salió solo. Yo en ningún momento forcé mi estado de ánimo. El 90% del tiempo estaba animada y me sentía anímicamente muy fuerte, pero la situación y la propia medicación también me hacían tener días de llorera o de mala leche. Lo único que hice fue auto convencerme de que me iba a curar, y de que no iba a estar llorando y lamentándome durante seis meses.

– ¿Te has sentido arropada?

Durante el tratamiento me he sentido muy querida y tremendamente arropada. Al llevar mí día a día a las redes sociales, la gente estaba al tanto de mis progresos y de cómo lo iba llevando. No me arrepiento de haber hecho “pública” mi situación con mi blog y mis fotos casi diarias en Instagram (@meritayatusabes un poquito de spam! Jaja), los mensajes de ánimo me ayudaban mucho, y personas que pensé que nunca me darían ánimo lo hicieron y eso me hizo sentir muy bien.

Pero después todo cambia, te acostumbras a que todo el mundo te quiera mucho y te apoye y cuando te curas hay gente que vuelve a darte la espalda. Es triste, y les sucede a muchas personas que han pasado por lo mismo que yo.

-Conociste a otras personas que pasaban por lo mismo?

Si, en el hospital conocí a mucha gente que recibía quimioterapia igual que yo. Allí conocí a personas que ahora son muy importantes para mí.En internet, a raíz del blog, también pude conocer a gente muy especial que había pasado o que estaba pasando por lo mismo que yo.

– Leía en tu blog que recibes una gran cantidad de mensajes dándote las gracias por escribir todas tus pasos y emociones.  ¿Qué es lo que más te gusta de llevar este blog? ¿Lo que menos?

Me gusta el orgullo que siento por él, por haber superado la enfermedad y por haber dejado constancia de todos los momentos que pasé. Si no lo hubiera hecho, probablemente habría olvidado que el cáncer no es solo sufrimiento y malestar, que el cáncer también acerca a las personas y que con cáncer también se puede ser feliz.

Ahora leo mi blog y no puedo creer cómo pude ser tan fuerte en momentos tan duros. Ahora pienso que vuelvo a ser la frágil de antes, que el cáncer me dio una fortaleza que ahora no tengo. Pero supongo que mi forma de ser es así, solo saco la fuerza cuando la situación es límite.

Pero lo que más me gusta es tener la oportunidad de, con mi experiencia, ayudar a gente que se siente asustada como me sentía yo cuando llegué al blog de Ainara Trigueros, o los mensajes de gente que me da las gracias por haberlo escrito y haber decidido contarlo todo.

Lo que menos me gusta es que, a raíz de mi curación comencé a recibir anónimos bastante desagradables. Cuando estaba enferma no recibía nada negativo, sí algunos comentarios un poco raros, pero insultos y palabras de desanimo nunca. Lo malo es que ahora que soy una persona “normal” sí que recibo mensajes muy feos.

Siguen siendo muy inferiores a los mensajes bonitos, así que no me preocupo. No me gusta recibirlos, pero tampoco dejo que me afecten.

– ¿Cuál es tu post favorito? Este post es muy especial para mí: (pinchar aquí). Lo escribí durante una sesión de quimio en el hospital y lo publiqué días después.

– ¿Qué persona que haya contactado contigo te causó mayor impresión?

Soy una persona que siente debilidad por las historias de amor. Y esta es la historia de amor más bonita que jamás he conocido. Javi y Mónica vivían en ciudades separadas, era por así decirlo, una relación a distancia. Pero se querían mucho a pesar de los kilómetros que les separaban. Un día a Javi le diagnosticaron un linfoma, y Mónica, sin pensarlo, dejó todo en su ciudad, a su familia, a sus perritos, a sus amigos. Todo. Y se fue a cuidar de su amor, porque ella sabía que él la necesitaba. Y paso a paso, con algunos baches en el camino, pero juntos, superaron la enfermedad.

– ¿Vas a continuar con el blog? ¿Qué podremos leer a partir de ahora?

Continuaré, pero no con el mismo ritmo. Desde que me curé he bajado bastante el ritmo de publicación, porque cada vez hay menos que contar. De vez en cuando escribo entradas contando novedades, informando sobre algunos temas relacionados con el cáncer o simplemente escribo como me siento y como llevo la recuperación.

– El día que te dijeron que lo habías superado ¿Qué sentiste y cómo lo celebraste?

Sentí que me había quitado un peso de 30 toneladas de encima. Fue indescriptible, solo recuerdo que me fui al burger con mis padres al salir del hospital de Ciudad Real, y me comí la hamburguesa más grande y grasienta que había, a pesar de los quince kilos que había cogido con el tratamiento. ¡Y ME SUPO A GLORIA!

Esto fue lo que escribí: Después de muchos días malos, lágrimas y momentos duros. Días de náuseas,  “días corticoides”, días negros, grises y también días de colores, por fin puedo decirlo, gritarlo a los cuatro vientos: HE VENCIDO AL CÁNCER.

– La fuerza que transmites en el blog se puede llevar a otras personas que pasan por esta u otro tipo de dificultades, ¿Qué mensajes de ánimo les puedes dar? y ¿en general a todo el mundo?

Que pase lo que pase nunca se rindan, que aunque parezca que el suelo se abra a nuestros pies, habrá días mejores. No todo se puede lograr, pero todo se puede intentar.

– Por último, sabemos que la música ha sido muy importante en tu vida y como nos ha encantado tu primer tema musical, queremos terminar la entrevista dedicándole este pedazo de videoclip a nuestros lectores.

 

Test rápido de UBDEM

Una persona que admires: mi madre

Una web o blog que te guste mucho: me encanta la cocina en thermomix, soy fan del blog http://www.misthermorecetas.com/

Un grupo de música: Green Day

Algo que te de mucha fuerza cada día: pensar en lo que he conseguido superar.

Te arrepientes de: muchas cosas, pero no cambiaría nada.

Lo que más te gusta de Madrid: el centro y sus calles.

Lo que menos: el metro.

Un lugar para comer: cualquier restaurante chino me vuelve loca!

Para tomar una copa: prefiero sitios tranquilos, con música cañera pero que cada persona tenga su espacio corporal. ¡ODIO LAS AGLOMERACIONES!

Un plan bueno, bonito y barato para hacer en Madrid: pasear, pasear y pasear. Me encanta el museo del Prado y el Reina Sofía. Así que mi plan perfecto sería, paseíto por el centro, de comer un buen bocata de calamares y por la tarde visita a algún museo o al cine.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Entrevista a Blanca Suárez

 Hoy pasamos Un Buen Día en Madrid con Blanca Suárez, actriz madrileña de 23 años, que se dio a conocer por su trabajo en series de televisión como El Internado o El Barco, que le ha valido un Premio Ondas. Vive un excelente momento personal y profesional y, aunque no se llevó el Goya a Mejor Actriz Revelación por 'La piel que habito', ya sabe lo que es estar nominada. Además, próximamente estrena dos películas. ¿Alguien da más en tan…

Entrevista a Carlos Latre

"Hemos ampliado el registro hasta los 110 personajes en escena…¡Una locura!" Desde el pasado 1 de noviembre podemos disfrutar de nuevo de su espectáculo Yes we Spain is different  en el Teatro Nuevo Alcalá.  Con energías renovadas y grandes dosis de humor, el humorista y grandísimo imitador nos ha contado las novedades del show y algunas curiosidades.- Hasta el 9 de diciembre estás por…

Entrevista a Diego Rodríguez

"Me apasiona saber que cada día hago pequeñas obras de arte" Si hace unos días os hablábamos de nuestra experiencia en la Real Fábrica de Cristal de La Granja gracias al patrocinio de Alhambra 1925, hoy os traemos la entrevista que hemos podido realizar a Diego Rodríguez, maestro del cristal desde hace muchos años y un auténtico virtuoso en el arte de crear piezas de vidrio. Un Buen Día en Madrid: Los niños suelen querer ser futbolistas, policías o bomberos…