El Sainete

 mayo 18, 2017      por Almena Ramirez

Llega a Madrid una propuesta única

Hay un secreto en Madrid que tiene la delicadeza de hacer esquina. Como todas las cosas valiosas, no está totalmente a la vista y por eso cuando llegas a la barra de El Sainete, con sus veinte grifos como veinte soles te sorprendes y te asaltan las dudas sobre qué cerveza tomar entre las más de 150 referencias nacionales e internacionales de que disponen.

Este espacio único de cultura cervecera, donde se puede comer con cerveza de alto nivel sin rascar demasiado los bolsillos, supone la exclusividad democrática de hacer universal la magia de esta bebida. Y es que su principal objetivo es el de llevar los sabores que solo conocen unos pocos al gran público y hacerlo accesible, con precios asequibles.

El local tiene un toque tradicional, renovado y moderno, pero sin distracciones. Nada puede apartar al que llega de lo que va a experimentar, que es comer los exquisitos y creativos platos de Fran Vicente con excelentes productos y buena técnica pero llevado a lo informal. También a maridar ya que, si la comida es excepcional y la bebida también, el maridaje es la tercera dimensión de la experiencia, la suma de uno más uno elevado a otro cielo. El cielo de El Sainete.

Hay que hacer mención especial al personal de sala y barra, que recomienda de manera personalizada al cliente sobre que tomar y mezclar. Así todo el que va repite o se lo cuenta a otro que, a su vez, va a dar con sus huesos de urbanita a este espacio gastronómico de cocina ordinaria extraordinaria. De platos de toda la vida, con un toque que les hace diferentes.

El Sainete cuenta con cuatro espacios diferenciados, cuatro planetas girando en la galaxia gastronómica ubicada en La Latina. ‘La Grifería‘, donde puedes tomarte unas cervezas de manera informal, acompañándolas con parte de la carta en formato picoteo; ‘Ambigú’, una zona pensada para compartir mesa de forma relajada; ‘Pausa‘, un comedor con ventanales a la calle, en el que disfrutar de una comida o cenar más formal; y ‘Bambalinas‘, uno de los espacios más secretos y exclusivos, ideado para la celebración de eventos privados y experiencias cerveceras de todo tipo.

 

Por si fuera poco, ha sido concebido para impulsar la cultura cervecera a nivel global y acogerá multitud de talleres, catas, degustaciones y eventos relacionados con esta bebida.

En definitiva, nos encontramos ante una suma de experiencias que ningún amante de la cerveza y de la buena cocina se puede perder. Totalmente recomendable.

Datos de interés

Qué: El Sainete.

Dónde: Calle Segovia, 8, esq. calle del Cordón, 28005, Madrid.

Cómo llegar: Metro Ópera, La Latina.

Precio: Entre 30 y 40 €.

Teléfono: 91 819 58 08.

Más información en su página Web, Facebook, Twitter, Instagram.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

María La Lía

Una propuesta irresistible en La LatinaEntre toda la oferta de bares y restaurantes apetecibles en La Latina, resulta difícil decantarse por uno donde disfrutar de una buena comida. Por suerte, la curiosidad nos pudo al leer el nombre de “María La Lía”. Situado en la Calle de Don Pedro, algo alejado del bullicio de la zona, este restaurante tiene sugerencias tan originales como el salmorejo de…

El Plaza Jazz Club

CERRADO PERMANENTEMENTE Un viaje al New York de los años 60 en pleno Madrid Las luces cálidas de unos focos, sofás acogedores, cocktails, jazz en directo... No es Nueva York, es Madrid. Cada semana, de miércoles a domingo, El Plaza Jazz Club acoge toda la magia del jazz y otros estilos como el swing y el latin en una programación que nos invita a viajar por los sonidos más envolventes. Tras su apertura hace 16 años, este club situado en…

69 Pétalos

Divertido restaurante y discoteca con espectáculo En el número 32 de la avenida de Alberto Alcocer encontramos el club 69 pétalos, uno de los iconos de la noche madrileña durante los últimos 8 años. Sin embargo, en abril de este año decidieron darle un giro a su modelo de negocio, combinando restaurante, bar y discoteca bajo el mismo techo. La primera impresión que ofrece el local es más de discoteca que de comedor, debido a la tenue iluminación y al volumen de la música…