Bocaito

 abril 26, 2016      por Tania

Las primeras de Madrid

Situado en la calle de la Libertad, 6 en pleno barrio de Chueca, nos encontramos con uno de los lugares con más solera de Madrid. El Bocaíto presume de llevar  abierto desde el año 1966 y, este año, estamos celebrando sus diez lustros.

No todos los días se llega a cumplir 50 años, sobre todo en el mundo de la hostelería y, durante todo este tiempo,  El Bocaíto ha conservado su gracias a  que se ha ido heredando de padres a hijos. Su éxito tal vez le vino por ser el primer restaurante de Madrid que implantó la idea de hacer tostas; algo que hoy en día tenemos más que integrado en nuestra cultura gastronómica, supuso toda una revolución en su momento.

Bocaito

Bocaito

Pero sobre todas las cosas de las que puede presumir, y de esto también pudimos dar fe, nos quedamos con la calidad de todos sus productos; esa calidad que hace que después de tanto tiempo abierto, la gente siga acudiendo a este veterano local. Tal y como nos explica su dueña, encantadora, al igual que su hijo, la gente sigue acudiendo y además están volviendo pasados muchos años. A estos últimos les llama la atención que los platos sigan sabiendo igual que cuando fueron por primera vez.

Con el paso de los años, el local ha ido ganando en espacio. Ahora dispone de dos salones grandes donde poder comer ampliamente y con un servicio muy atento y eficiente. Así que si queréis hacer una reunión con un grupo grande de personas es el lugar ideal.

Bocaítos variados

Bocaítos variados

Coincidiendo con el aniversario de los 50 años de apertura de Bocaíto, está a disposición de los clientes un menú especial, el cual tuvimos el placer de probar. A continuación os detallamos en qué consistía.

Croqueta de jamón y Mejimecha (también conocido como Tigre). Los clásicos para compartir que nunca pueden faltar.

Bocaítos variados: Foie de bacalao con caviar,  ahumados,  gambas y  ajetes tiernos con huevo escalfado. Pequeños manjares ideales para compartir que le dan nombre al restaurante, son las estrellas de la casa. Es difícil quedarse con alguno pero, como todos tenemos nuestras debilidades y para mí el bacalao es una de ellas, me quedo con el de foie de bacalao.

Ensalada a la antigua perdiz de mi huerto, con tomate, cebolla y ventresca, uno de los clásicos de Bocaíto. En la carta actual no se encuentra, así que solo podéis probarlo por ahora en el menú especial aniversario.

Medallones de merluza con pimientos verdes fritos y patatas fritas. Uno de los platos más típicos de nuestra cocina mediterránea cocinado de una forma exquisita.

Y de postre, melón Bocaíto y tarta de manzana con nata y helado de vainilla. Aunque la tarta casera estaba deliciosa, nos quedamos con el melón, no solo por su originalidad, sino por su frescura al mezclar fruta y helado.

¡No os lo podéis perder!

Datos de interés

Qué: Bocaito

Dónde: Calle de la Libertad, 6

Horario: lunes a sábado: 12:30 – 16:00 y 20:00 – 24:00; domingo: 12:30 – 16:00. Domingo noche cerrado

Cómo llegar: Metro Chueca o Banco de España

Precio: Entre 30€-40€

Más información Web, Facebook

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Cokima

Cocina ecléctica en el barrio de ArgüellesLa reciente apertura del restaurante Cokima en el barrio de Argüelles revoluciona el panorama gastronómico de la zona, ya que como su propio nombre indica (Cokima es el acrónimo de Cooking Kitchen Madness) en sus fogones se cocinan locuras. Su propuesta es una cocina ecléctica que combina las propuestas más castizas como los calamares fritos, las croquetas o los torreznos con guiños exóticos, y siempre basándose en…

Nipón Taro

Un restaurante japonés con claseParece que la comida japonesa ha perdido un poco el fuelle que tuvo hace unos años, cuando ir a un japonés era lo más chic y las redes sociales se llenaban de gente haciendo sushi en casa. No obstante, aún quedan muchos restaurantes japoneses por descubrir en Madrid y muchos de ellos con la etiqueta de imprescindibles. Este es el caso de Nipón Taro (Víctor Andrés Balaúnde, 3), un…

Ochenta grados

Lo bueno se sirve en pequeñas dosisNi noventa, ni setenta, ni cien... Ochenta Grados. Porque la clave de este restaurante es precisamente la temperatura. Y ochenta es el tope para que los alimentos mantengan todas su propiedades y sabor original. Y no sólo porque la cocina a baja temperatura esté de moda, que lo está. Ni porque Ochenta Grados lo esté, que sin duda también.  Y es que frente a las puertas…