Bar Ojalá

 marzo 18, 2019      por Carlos

Arena y playa en Madrid

“¡Aquí no hay playa!” Decía la famosa canción ¿Pero se equivocaba?, nos trasladamos a uno de los más famosos bares del barrio de Malasaña, en el que encontramos un lugar agradable donde poder tomar una copa o cenar de manera exquisita, con un suelo de arena y decorado con cojines a ras de este, que recordarán ese ambiente playero y bohemio de un chiringuito de playa, pero en Madrid.

ojalá

Un jardín colgante, tonos flúor en las maderas, luces de feria…Un lugar perfecto para sorprender a tu pareja o tener una primera cita que puede resultar romántica y entretenida, también puedes llevar a familiares y amigos para comenzar una velada nocturna de la mejor manera.

Ojalá está dividido en dos plantas; la parte de arriba muy bien decorada con una luz amarilla que incide en las paredes a media altura de forma muy acogedora, una lámpara vagamente para no quitar protagonismo al juego de luces y colores, y mesas clásicas para cenar con sillas de diferentes colores. La parte de abajo nos llama mucho la atención ya que el suelo está cubierto totalmente por ¡arena! Hay cojines para sentarse y una luz suave que irradian las velas, dando así un toque especial mientras disfrutas de sus cócteles bien elaborados o de una copiosa y generosa cena.

ojalá

Cuenta con treinta cubiertos en su comedor “arena”  y un horario que se adapta muy bien, abierto todos los días desde el desayuno hasta la una de la mañana y de jueves a sábado hasta las dos de la mañana.

Finalmente, decir que animo a la gente a que se acerque a este encantador lugar en el que se puede comer y beber muy bien. Tiene uno de los mejores brunch en Madrid y menú diario para la semana (por 10€). Cuando el tiempo acompaña, lo mejor es pasar la tarde en su terraza degustando sus batidos, smoothies o zumos naturales. Tendrás asegurado una velada sorprendente para tus acompañantes y así pasar un buen día en Madrid.

Datos de Interés:

Qué: Ojalá Bar

Lugar: C/ San Andrés, 1

Horario: De Sábado a martes de 10-1:00h. Miércoles hasta la 1:30h. Jueves y viernes hasta las 2:00h.

Reservas: 91 523 27 47

Más info: web | facebook

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Bar Lanjarón

¡Hora de unas buenas cervezas! El bar Lanjarón es un sitio al que nunca llevarías a tu novia para darle una sorpresa, sin embargo, es el sitio perfecto para ir con amigos a tomarte unas cervezas y unas buenas raciones.Situado en unos soportales de la calle Nazaret casi con Doctor Esquerdo, este sitio nunca lo descubrirías si no es por dos motivos: o te lleva un amigo (como me paso…

Shoko

Un lugar para vivir una gran noche Hoy os vamos a hablar de la sala Shoko, una de los epicentros de la acción nocturna en Madrid. Un restaurante y lounge bar que se ha ganado una fama más que merecida. Su repertorio musical, su decoración, su ambiente y su reservado (de los mejores de la capital) le confieren esa excelencia que se agradece en una escapada nocturna.Nada más entrar a la sala…

The Irish Rover

 El mejor fish & chips de Madrid en The Irish Rover Hemos podido disfrutar de la nueva carta del The Irish Rover y la sensación fue muy buena, por eso queremos recomendártelo para una cena con amigos, para un afterwork  mientras disfrutas de sus conciertos en directo de jazz, soul, funk... Siempre nos había gustado mucho este restaurante, porque es muy amplio y tiene muchísimos tipos de espacios. Una terraza exterior, un lugar para cenar, para tomar una copa o un…

2 respuestas a “Bar Ojalá”

  1. Noidea dice:

    Está muy bonito y muy rico todo, eso sí, la comida es para liliputienses…

  2. CAC dice:

    Muy bonito pero te «invitan a marcharte» en cuanto acabas la consumición.
    En mi caso, mi amiga había pedido un croissant y un café, en cuánto terminó el café le quitaron ya el pocillo e incluso la servilleta (necesaria, a mi parecer, para terminar el croissant), y lo mismo a mí con las tortitas que había pedido.
    Aún no había terminado yo el café y una empleada nos invitó a marcharnos dos veces; al instante de dar el último sorbo vinieron a «invitarnos a irnos» dos empleados. Me dejé allí unos diez euros o más y no había pasado ni una hora cuando nos fuimos.
    Muy incómodo, desde luego, no se puede consumir tranquilamente. Además, mi amiga le dijo que no se sentía a gusto con ese trato y el encargado no se retractó, dijo que no nos había echado, que nos había invitado a marchar y podríamos habernos negado, muy arrogante.