Bar Ojalá • Un buen día en Madrid

Bar Ojalá

 marzo 18, 2013      por Carlos

Arena y playa en Madrid

“¡Aquí no hay playa!” Decía la famosa canción ¿Pero se equivocaba?, nos trasladamos a uno de los más famosos bares del barrio de Malasaña, en el que encontramos un lugar agradable  donde poder tomar una copa o cenar de manera exquisita, con un suelo de arena y decorado con cojines a ras de este, que recordarán ese ambiente playero y bohemio de un chiringuito de playa, pero en Madrid.

Ojalá suelo de Arena

Ojalá suelo de Arena

Un lugar perfecto para sorprender a tu pareja o tener una primera cita que puede resultar romántica y entretenida, también puedes llevar a familiares y amigos para comenzar una velada nocturna de la mejor manera.

Barra de Ojalá

Barra de Ojalá

Ojalá está dividido en dos plantas; la parte de arriba muy bien decorada con una luz amarilla que incide en las paredes a media altura de forma muy acogedora, una lámpara vagamente para no quitar protagonismo al juego de luces y colores, y mesas clásicas para cenar con sillas de diferentes colores. La parte de abajo nos llama mucho la atención ya que el suelo está cubierto totalmente por ¡arena!, con cojines para sentarse y una luz suave que irradian las velas, dando así un toque especial mientras disfrutas de sus cócteles bien elaborados o de una copiosa y generosa cena.

Ropa alternativa en Ojalá

Cuenta con treinta cubiertos en su comedor “arena”  y un horario que se adapta muy bien, abierto todos los días desde el desayuno hasta la una de la mañana y de jueves a sábado hasta las dos de la mañana.

suelo de arena en madrid

Suelo de arena en Ojalá

Finalmente, decir que animo a la gente a que se acerque a este encantador lugar en el que se puede comer y beber muy bien, rodeado de un ambiente de playa que hace al sitio más especial. Tendrás asegurado una velada sorprendente para tus acompañantes y así pasar un buen día en Madrid.

Panes artesanales Ojalá

Panes artesanales Ojalá

Datos de Interés:

Que: Bar y restaurante de Arena

Lugar: C/ San Andrés, 1 28004, Madrid.

Horario: L-M-X: 10h-1h. J: 10h-1.30h. V: 10h-2h. S: 10h-2h. D: 10h-1h.

Precio: Desayuno 5€ / Comer y cenar 15€ / Coktails 7 €

Reservas: 91 523 27 47

*La sala de la arena está abierta desde las 17.00 hasta las 2.00 hrs.

Web

 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Bungalows Arco Iris

El lugar perfecto para darte un respiro  El camping bungalows Arco Iris está situado en el Km 7,100 de la carretera de Villaviciosa de Odón a Boadilla del Monte. Llegar allí es como encontrar un remanso de paz, con amplias zonas verdes y de ocio y una tranquilidad propia del campo. Disponen de aparcamiento gratuito para que el coche esté completamente vigilado durante tu estancia.El bungalow: Como a veces es necesario darse…

Parque de la Quinta de los Molinos

El parque de los almendros en florSituado en plena Capital, a escasos metros de la calle Alcalá en el barrio de San Blas , existe este precioso jardín histórico de casi 100 años de historia.El parque de la Quinta de los Molinos es de visita obligatoria entres los meses de febrero y marzo por el maravilloso espectáculo natural…

El coleccionista del mal

Evento caducado Miedo, magia y misterio ¿Te gusta el teatro pero quieres romper esa cuarta pared que te separa de los actores? ¿Te gusta el misterio y disfrutas con las historias de miedo? ¿Siempre se te queda carita de bobo/a con los trucos de magia? Si quieres vivir el teatro de una manera diferente, ser parte del espectáculo y sentir en primera persona el miedo, la magia y la intriga “El coleccionista del mal” es tu espectáculo. El enigmático Doctor…

  • Noidea

    Está muy bonito y muy rico todo, eso sí, la comida es para liliputienses…

  • CAC

    Muy bonito pero te “invitan a marcharte” en cuanto acabas la consumición.
    En mi caso, mi amiga había pedido un croissant y un café, en cuánto terminó el café le quitaron ya el pocillo e incluso la servilleta (necesaria, a mi parecer, para terminar el croissant), y lo mismo a mí con las tortitas que había pedido.
    Aún no había terminado yo el café y una empleada nos invitó a marcharnos dos veces; al instante de dar el último sorbo vinieron a “invitarnos a irnos” dos empleados. Me dejé allí unos diez euros o más y no había pasado ni una hora cuando nos fuimos.
    Muy incómodo, desde luego, no se puede consumir tranquilamente. Además, mi amiga le dijo que no se sentía a gusto con ese trato y el encargado no se retractó, dijo que no nos había echado, que nos había invitado a marchar y podríamos habernos negado, muy arrogante.