Bar Ojalá

 marzo 18, 2019      por Carlos

Arena y playa en Madrid

“¡Aquí no hay playa!” Decía la famosa canción ¿Pero se equivocaba?, nos trasladamos a uno de los más famosos bares del barrio de Malasaña, en el que encontramos un lugar agradable donde poder tomar una copa o cenar de manera exquisita, con un suelo de arena y decorado con cojines a ras de este, que recordarán ese ambiente playero y bohemio de un chiringuito de playa, pero en Madrid.

ojalá

Un jardín colgante, tonos flúor en las maderas, luces de feria…Un lugar perfecto para sorprender a tu pareja o tener una primera cita que puede resultar romántica y entretenida, también puedes llevar a familiares y amigos para comenzar una velada nocturna de la mejor manera.

Ojalá está dividido en dos plantas; la parte de arriba muy bien decorada con una luz amarilla que incide en las paredes a media altura de forma muy acogedora, una lámpara vagamente para no quitar protagonismo al juego de luces y colores, y mesas clásicas para cenar con sillas de diferentes colores. La parte de abajo nos llama mucho la atención ya que el suelo está cubierto totalmente por ¡arena! Hay cojines para sentarse y una luz suave que irradian las velas, dando así un toque especial mientras disfrutas de sus cócteles bien elaborados o de una copiosa y generosa cena.

ojalá

Cuenta con treinta cubiertos en su comedor “arena”  y un horario que se adapta muy bien, abierto todos los días desde el desayuno hasta la una de la mañana y de jueves a sábado hasta las dos de la mañana.

Finalmente, decir que animo a la gente a que se acerque a este encantador lugar en el que se puede comer y beber muy bien. Tiene uno de los mejores brunch en Madrid y menú diario para la semana (por 10€). Cuando el tiempo acompaña, lo mejor es pasar la tarde en su terraza degustando sus batidos, smoothies o zumos naturales. Tendrás asegurado una velada sorprendente para tus acompañantes y así pasar un buen día en Madrid.

Datos de Interés:

Qué: Ojalá Bar

Lugar: C/ San Andrés, 1

Horario: De Sábado a martes de 10-1:00h. Miércoles hasta la 1:30h. Jueves y viernes hasta las 2:00h.

Reservas: 91 523 27 47

Más info: web | facebook

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Kitchen Club

Al mando de los fogones En pleno corazón de Malasaña, en la calle Ballesta, se encuentra Kitchen Club, nos abren las puertas de su casa, y todo gira en torno a los fogones. Restaurante y escuela de cocina a la vez. Abrió sus puertas en 2010 y desde entonces se ha convertido en un referente para los amantes de la gastronomía. En Kitchen Club organizan más de 30 cursos de cocina…

Índalo. De tapas en Madrid

¡A la rica tapa gratis! Índalo lleva 30 años dedicado al arte de la tapa y desde 2012 lo tenemos en Madrid. Con 10 locales a nivel nacional, el Índalo arrasó con un concepto innovador en un momento en que la cultura del tapeo poco a poco se iba perdiendo. Su política es pagar una consumición y acompañarla de una generosa ración de forma totalmente gratuita. Las consumiciones pueden ser tanto refrescos, como cañas dobles (33 cl) y se puede elegir…

10 increíbles atardeceres para ver en Madrid

10 puestas de sol en Madrid que no os podéis perder Hay pocos placeres mayores que contemplar tranquilamente el atardecer. En Madrid tenemos la suerte de contar con increíbles lugares desde los que disfrutar de vistas alucinantes. Para ir en pareja, con amigos o, simplemente, sentarse con música frente a un increíble paisaje... Aquí os dejamos 10 atardeceres de la Capital que no os podéis perder. 1. Parque de las siete tetas [caption id="attachment_31181" align="aligncenter" width="602"] Parque de las Siete Tetas.…

2 respuestas a “Bar Ojalá”

  1. Noidea dice:

    Está muy bonito y muy rico todo, eso sí, la comida es para liliputienses…

  2. CAC dice:

    Muy bonito pero te «invitan a marcharte» en cuanto acabas la consumición.
    En mi caso, mi amiga había pedido un croissant y un café, en cuánto terminó el café le quitaron ya el pocillo e incluso la servilleta (necesaria, a mi parecer, para terminar el croissant), y lo mismo a mí con las tortitas que había pedido.
    Aún no había terminado yo el café y una empleada nos invitó a marcharnos dos veces; al instante de dar el último sorbo vinieron a «invitarnos a irnos» dos empleados. Me dejé allí unos diez euros o más y no había pasado ni una hora cuando nos fuimos.
    Muy incómodo, desde luego, no se puede consumir tranquilamente. Además, mi amiga le dijo que no se sentía a gusto con ese trato y el encargado no se retractó, dijo que no nos había echado, que nos había invitado a marchar y podríamos habernos negado, muy arrogante.