Una cena de altura en Aduana, la nueva propuesta del Gran Meliá Fénix

Aduana

 noviembre 3, 2017      por beatriz

Una cena de altura en el Gran Meliá Fénix

Situado en una séptima planta, con vistas a la Plaza de Colón, y con un ambiente muy íntimo con capacidad para 22 personas en comedor y 18 en la terraza, Aduana promete convertirse en el sitio ideal donde celebrar una ocasión especial o donde simplemente, acudir para darse un capricho. Porque más allá de la situación y de las inmejorables vistas, el proyecto no funcionaría si no viniese respaldado por una propuesta gastronómica sólida. Y aquí el joven chef Miguel Martín tiene mucho que decir.

Abierto al público hace apenas unos meses, Aduana funciona. Y lo hace gracias a una cocina donde prima el producto, con elaboraciones sencillas pero muy trabajadas, con la vista puesta hasta en el más mínimo detalle, y con una atención al cliente digna del hotel en el que se encuentra.

Y entrando de lleno en materia, mientras ojeamos la carta (breve pero intensa) nos sorprenden con un aperitivazo. Y es que como siempre digo, el aperitivo suele ser la antesala de lo que vendrá después. Y las zamburiñas nos van dando una pista de que la visita promete sorprendernos.

Zamburiñas Aduana

Ya para comenzar, lo hacemos con una ligera Crème brûlée de foie gras (15 €), que viene acompañada de frutos rojos y kikos, y de unas tostaditas crujientes. Un plato muy original en cuanto a la presentación, simulando una crema catalana salada, y con un sabor muy conseguido, ya que la suavidad del foie combina muy bien con el crocante de los kikos y los frutitos rojos.

Foie Aduana

Y pasamos a la sección “Caprichos del mar”, donde nos llama la atención la Quinoa de centolla y cangrejo real (26 €). Más allá de la presentación, que vuelve a demostrar el cuidado que ponen en Aduana en cada detalle, sorprende por la estupenda combinación que hacen “los reyes de los crustáceos”, centolla por un lado y cangrejo real por otro, que inundan de sabor a la quinoa.

quinoa Aduana

Y de ahí pasamos a los segundos. En nuestro caso, en el apartado “mar” nos decantamos por la Causa limeña de atún rojo, con salsa huancaína (28 €), que demuestra la mezcla de culturas gastronómicas que encontrarás en Aduana. Y es que teniendo en cuenta que el restaurante se sitúa en el Gran Meliá Fénix, en pleno corazón de Madrid, la llegada de turistas internacionales hace que la carta se vaya adaptando y enriqueciendo con las visitas de los diferentes huéspedes, conformando una carta multicultural para todos los paladares.

Causa limeña Aduana

Finalmente, el toque cárnico lo pone la Pluma ibérica lacada con delicias de verbena (20 €), un plato súper original en el que se funde la esencia del cerdo ibérico, con el toque exótico del teriyaki y una guarnición inspirada en los productos de las verbenas de Madrid como los encurtidos, las palomitas y las manzanitas.

Pluma Ibérica Aduana

Y ya como colofón, un postre que también nos sorprende gratamente: el cheesecake de fresa y albahaca (8 €). Y es que al igual que con las tortillas de patata y con tantísimos otros productos, que nada tienen que ver los de un sitio y otro, con las tartas de queso ocurre lo mismo y esta especie de deconstrucción del cheesecake a base de dulce de leche, crumble, espuma de queso y helado de fresa, nos pareció muy acertada.

Así que ve apuntando ya Aduana para la próxima celebración, porque disfrutarás de una cena de altura, ¡pero altura en todos los sentidos!

Datos de interés:

Qué: Restaurante Aduana, la nueva propuesta del Gran Meliá Fénix

Dónde: Calle de Hermosilla, 2 (7ª planta del Gran Meliá Fénix, en la plaza de Colón)

Horario: De 13.30 a 16 h y de 20.30 a 23 h todos los días

Precio: 45-50€.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Frida

Ganas de verano durante todo el año Frida es un restaurante que evoca lo mejor del verano. Con su estilo desenfadado y cálido, en este oasis perenne podemos encontrar una carta original y deliciosa hecha a la medida de un ambiente donde solo caben el relax y las ganas de pasar un buen rato entre amigos.Este mítico local de Chueca que luce una terraza envidiable revoluciona los…

El cucufate

Extravagancia con mucho gustoAbre a las afueras de Madrid un nuevo restaurante ambientado en un casa abandonada que recobra la vida con la llegada de la locura del Cucufate (dícese en Chile del que tiene sus facultades mentales perturbadas y no razona adecuadamente) y en la que la música lo impregna todo. Madrid pedía a gritos algo así, un nuevo concepto de experiencias en torno a la mesa donde nada es lo que…

Vinateros 28

En Moratalaz también se come... ¡y muy bien!  En ocasiones los prejuicios nos llevan a cometer grandes equivocaciones. Hemos dado por hecho que en los barrios sólo se puede comer de batalla, y hoy venimos a demostraros que se puede salir de la M-30 y comer de lujo. ¿Dónde? En Vinateros, 28. En pleno Moratalaz encontramos un gran restaurante que saca pecho por un barrio que poco a poco va reclamando su hueco en cuanto a la restauración y el tapeo se refiere.…