Teckel

 Noviembre 3, 2016      por Ana

Teckel te devuelve a la cocina de tu abuela, con cariño y mimo

img_20161005_193146984

entrada teckel

Ha pasado tan solo un año. Sin embargo, el éxito que ha cosechado Teckel en tan poco tiempo le permite ahora empezar un nuevo proyecto: Pointer. Pero hoy te hablamos de los comienzos, porque es la mejor manera de conocer lo que está por venir.

Teckel nació con el objetivo de acercarnos a la cocina de nuestras abuelas y a su forma de moverse entre los fogones, “con cariño y mimo”, consiguiendo crear una relación directa entre el cocinero y el cliente final. César Galán, rodeado de un equipo de auténticos profesionales, consigue con cada plato conquistar con todos los sentidos.

img_20161005_192921712_hdr

terraza teckel

La decoración, de la mano de Cousi Interiorismo y María Villalón, es solo el primero de tantos detalles que hacen de Teckel un lugar único. Música tranquila, iluminación tenue… y, por supuesto, una cocina de calidad. Como siempre que conozco un sitio nuevo, me dejé recomendar por los camareros, quienes conocen a la perfección lo que más gusta a los clientes de su extensa carta.

Probamos los gambones con guacamole y salsa teriyaki. Próximamente se incluirán en la carta.

Para seguir, una fondue de queso, patata, setas, cebolla crujiente y puntilla de huevo (9€), con un toque de aceite de trufa. Mezclar bien antes de servir. Sin duda, un plato que no deja indiferente a nadie.

dsc_0195

fondue

Bao preñao con picadillo de butifarra, puntilla de huevo y salsa de queso Gorgonzola.

dsc_0200

bao relleno

Cuarto y mitad de atún marinado con guacamole y mayonesa de chile habanero. Producto fresco y de calidad. Lo volvería a pedir una y mil veces.

dsc_0206

cuarto y mitad de atún

Hamburguesa “El capricho de León” (17,50€), preparada con una carne considerada como la mejor del mundo por su increíble sabor, aroma y textura. Es de agradecer que la sirvan sin pan ni tantos extras a los que estamos acostumbrados, pues no lo necesita. Tan solo una cama de puré de patatas a la trufa. Exquisita y generosa.

dsc_0211

hamburguesa “el capricho”

De postre, la tarta de la abuela Josefina, con mouse de chocolate y galletas María. Un clásico que evoca tiempos pasados, de textura inigualable y sabor inconfundible.

dsc_0218

tarta de la abuela Josefina

Ambiente distendido y productos de calidad. ¡Cómo no voy a recomendarte Teckel!

Datos de interés

Qué: restaurante Teckel

Dónde: Av. de Concha Espina, 55 (mapa)

Cuándo: Abre todos los días de la semana de 12 a 01 horas

Cuánto: 25€ – 35€

Contacto: 915 996 400

Más información: Facebook | Web

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Tako Away

¡Nos zampamos el Takombo! Parece que se está poniendo de moda el ser blogger gastronómico desde la ofi, o al menos me está tocando contaros sobre nuevos restaurantes en los que pruebo la comida desde el trabajo. Hoy quiero hablaros de Tako Away, una cadena de comida rápida mexicana que quieren hacer de los tacos su buque insignia. En concreto fuimos a buscar nuestra comida al local que tienen en la calle del Príncipe, 5…

Zoco Comidero Bar

El súmmum de la cocina flexiteriana en Madrid "Llevar una dieta sana y equilibrada es la mejor manera de tener una buena salud", ese es el lema que llevan siguiendo desde hace unos años Belén González y Marbell Pérez, madre e hija respectivamente, venezolanas y propietarias de Zoco Comidero Bar, uno de los pocos restaurantes flexiterianos que puedes encontrar en Madrid. El concepto de cocina flexiteriana viene del interés en cuidar…

En La Dominga, siéntete como en casa

En La Dominga, siéntete como en casa He conocido el restaurante La Dominga situado en pleno barrio de Malasaña y me ha conquistado no sólo por los deliciosos sabores de sus platos de fusión vasco-mediterránea, sino por la calidez que transmite el lugar, al que han acudido a cenar en alguna ocasión, artistas y directores de cine que buscaban un ambiente íntimo. Los dueños argentinos Pedro Natale yMicaela Geminiani han querido ofrecer a sus clientes un ambiente íntimo, un toque…