Ochenta grados

 Septiembre 27, 2016      por beatriz

Lo bueno se sirve en pequeñas dosis

Ni noventa, ni setenta, ni cien… Ochenta Grados. Porque la clave de este restaurante es precisamente la temperatura. Y ochenta es el tope para que los alimentos mantengan todas su propiedades y sabor originalY no sólo porque la cocina a baja temperatura esté de moda, que lo está. Ni porque Ochenta Grados lo esté, que sin duda también. 

Y es que frente a las puertas de este restaurante se reúnen cada fin de semana largas filas de clientes asiduos y de gente deseando conocerlo. Eso sí, la razón no se debe a tratarse del típico local de moda que aparece en todos los blogs y revistas, sino porque es un sitio que de verdad merece la pena. 

Interior del local (Malasaña)

Interior del local (Malasaña)

¿Las claves para haberlo conseguido? recetas originales, calidad de los productos, precios ajustados, un local chulísimo, ¡y en plena calle Malasaña (aunque cuenta con otro local en Las Tablas con una terracita muy agradable)!

Todo ello hace de Ochenta Grados el sitio ideal para ir a cenar con amigos o en pareja. Y el hecho de que los platos sean pequeños, cocina gastro XS como ellos dicen, permite poder probar más cositas y cenar más variado!!! De hecho, cuando empieces a leer la carta lo agradecerás, y aún ya verás que te costará elegir…

Y en esta ocasión, tengo que empezar hablando de la bebida, que merece mención especial. Ya que no puedes ir a Ochenta Grados y no probar su Dis-tinto de verano con espuma de limón (3’20€). Da igual que seas de cerveza o de vino, que no te vaya el tinto de verano… ¡aquí no tienes excusa! Aunque tengo que decir que tienen un Agua de Valencia que tampoco pinta nada mal…

Dis-tinto de verano con espuma de limón

Dis-tinto de verano con espuma de limón

El Huevo trufado con patatas y jamón (4,7 €) es otro obligado de este sitio! De hecho no verás mesa que no cuente con uno de éstos apetecibles vasitos! Y es que un toque de trufa nunca falla…

Huevo trufado 80 grados

Para seguir abriendo boca tienes numerosas opciones. Nosotros decidimos probar la Ensalada de quinoa, tomate y queso de cabra con pesto de pistachos (4’7€). Una mezcla de sabores muy original, ligera y fresquita.

ensalada quinoa ochenta grados

Y otra muy buena opción para empezar es también el Tartar de salmón con crema de aguacate y gazpacho de mango (4’8€), que para estos días en los que sigue haciendo calorcito, ¡apetece!

tartar salmon ochenta grados

En la mayoría de comandas tampoco suelen faltar las croquetas. Nosotros optamos por las de txipirón en su tinta con alioli suave (2’2€). Vienen cuatro croquetitas y están buenísimas! Pero también tienen de jamón ibérico y de boletus, que habrá que probar en la siguiente visita. 

croquetas-ochenta-grados

También te recomiendo la pizza porque es súper original. En la carta se presenta como ¡La pizza más fina del mundo! (4,9 €) y puede que no se equivoquen. Lleva una finísima capa de parmesano, trocitos de jamón de pato y una salsa que le da el toque jugosito.

pizza-ochenta-grados

También estaban buenísimas las Empanadillas de langostinos al curry con Ketchup de cereza (4’9€), un plato totalmente diferente, con una acertadísima mezcla de sabores (la salsa riquísima por cierto, todo un invento).

empanadillas langostinos ochenta grados

Y si te gustan los postres, te recomiendo que te reserves un hueco porque también están exquisitos! La estrella de la casa es la Leche con galletas y chocolate (4’7€), que consigue trasladarte a los mejores momentos de tu infancia por unos segundos. De hecho, como bien reza la propia carta, “no preguntes, simplemente pídelo”

Leche con Galletas Ochenta grados

Como los platos son pequeñitos (aunque hay que decir que consistentes), también nos atrevimos a probar el Blanco limón (textura de yogur, limón y chocolate blanco) (4’7€). Una muestra de que el limón lo manejan muy bien, no sólo en el Dis-tinto de verano.

Blanco limón Ochenta Grados

En resumen, si aún no conoces Ochenta Grados, ¡no sé a qué estás esperando! Lo tienes fácil porque ya vas con los deberes hechos. Yo ya te he recomendado bebida (el dis-tinto), plato (huevo trufado) y postre (leche con galletas). Dejo en tus manos elegir el resto de platos, pero estoy segura de que no te defraudarán! Yo me quedé con ganas de unos cuantos….Pero en sitios como éste, siempre hay que dejarse algo por probar para tener excusa para volver. ¡Y que sea pronto!

Datos de interés

Qué: Ochenta Grados, el Gastro XS cocina a baja temperatura 

Dónde: Manuela Malasaña, 10 (Malasaña) / Mirallos 4, esq. tierra de melide (Las Tablas)

Cuándo: Malasaña: De L-J (13.30-16 h y 20.30-00 h), V-S (13.30-16.30 h y 20.30-2 h) y D (13.30-16.30 h y 20.30-00 h) // Las Tablas: De L-X y D (13-16.30 h y 20.30-23.30 h), J (13-16:30 h y 20:30-1 h) V-S (13-16.30 y 20.30-2 h)

Cuánto: 15-20 €

Contacto: 914 458 351 (Malasaña) / 914 270 245 (Las Tablas)

 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

10 sitios recomendados para comer pizza en Madrid

Las mejores pizzas en Madrid Como ya hicimos con nuestro exitoso "las 10 mejores hamburguesas de Madrid", os contamos diez de los mejores sitios que puedes encontrar en Madrid para comer pizza; por su sabor, tamaño, precio y originalidad. En cada uno de ellos hemos estado para probar sus pizzas personalmente. - Lamucca: En este rincón de Malasaña está uno de los restaurante más de moda en Madrid. Hacen unas pizzas riquísimas con base fina y…

Barrutia y el 9

Barrutia y el 9 guarda dentro de sus paredes mucha historia Un local con más de 100 años, El 9, es una antigua casquería que aún conserva su esencia, los azulejos y la barra del bar recuerdan a aquellos años. Y hace 11 años la familia donostiarra Barrutia llegó hasta él, y vino para quedarse. Barrutia y el 9 es un restaurante familiar, tanto es así que los cuadros que decoran el local están hechos por familiares y amigos; al entrar, el recibimiento…

Mastropiero

TOP Pizza en Malasaña La mejor pizza en Malasaña. Dos locales para poderla degustar. No tienes excusa para quedarte sin probarlo. Nosotros fuimos al que está ubicado en la Calle la Palma. El más famoso es el de Vicente Ferrer, pero las reservas sólo se admiten en este otro, un poquito más grande, y con datáfono. En el pequeño una amabilísima señora Argentina, en el grande un jovencito muy gracioso. La pizza, la misma, igual de rica y auténtica. You…