Disfrutar de los mejores pinchos en un ambiente distendido.

La Guarida de Narváez

La Guarida de Narváez

Esto es parte de lo que nos ofrece La Guarida de Narváez. Situada a tiro de piedra del pulmón de Madrid, El Parque Del Retiro, y muy cerca de la zona comercial de Goya, nos encontramos con un lugar donde poder disfrutar de unos buenos pinchos o bien sentarnos en una mesa tranquilamente y degustar cualquiera de los platos de su extensa carta.

Y es que La Guarida de Narváez nos ofrece dos espacios diferenciados para que podamos acudir bien con nuestros amigos y poder degustar de una caña o vino acompañado de un pincho o cazuela, o bien acudir con nuestra pareja o familia para poder sentarnos en la mesa y adéntranos en un viaje de sabores. En la primera zona podremos disfrutar de una comida informal en mesas altas a base de pinchos fríos, aunque a partir de las 13:00 horas podremos degustar cualquiera de los pinchos calientes que se realizan con productos de temporada procedentes de todo el país. Además de esto La Guarida de Narváez tiene también una carta de raciones para que podamos tener una velada perfecta.

Crujuentes de Bacalao con Pico de Gallo

Crujuentes de Bacalao con Pico de Gallo

Ya en la segunda parte del restaurante nos encontraremos con un espacio tranquilo, reservado, ideal para reuniones con la familia y donde podremos degustar platos con esencia del Norte que hacen a La Guarida de Narváez un lugar donde acertaremos siempre. Nuestra selección de platos consistió en algunos tan deliciosos como croquetas de boletus, tartar de salmón o crujiente de bacalao acompañado de pico de gallo.

Las croquetas junto con el tartar conforman una dupla de entrantes perfecta, puesto que nos inician en un viaje de sabores que solo nosotros con nuestras decisiones sabremos donde termina.

Espacio La Guarida de Narváez

Espacio La Guarida de Narváez

El crujiente de bacalao es algo delicioso y que no debe de pasarse por alto cuando nos sentemos a la mesa. Como advertencia cuidado con el pico de gallo, en el caso de que no seamos muy tolerantes con el picante. Y si somos de los guisos caseros, hay que pedir el rabo de toro.

Este plato es una auténtica delicia para el paladar, ya que está hecho en su punto, y es to hace que podamos saborear las tiras de carne que se desprenden fácilmente del hueso.

La carta también nos da posibilidad de pedir pescados y entre nuestra recomendación sin duda alguna está el bacalao, lo podremos probar o bien en tempura con un poco de ali o olí, o bien pedirlo a baja temperatura. Ambas opciones son deliciosas.

Postres

Postres

Pero por si aún no habíamos tenido suficiente, para el final nos espera una suculenta carta de postres. Tartas y helados caseros que pondrán el punto y seguido a una velada perfecta. Y decimos y seguido, puesto que tras probar en La Guarida de Narváez hemos de tener claro que volveremos.

Datos de Interés.

Qué: La Guarida de Narváez.

Dónde: Calle Narváez 26.

Cómo llegar: Metro Príncipe de Vergara (L2 y L9).

Teléfono: 911 73 90 79

Precio medio: 30/35€

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Küiru

Gastronomía Asturiana con barra al revés y mesa especial Küiru Comer bien y divertirse es posible gracias a restaurantes como Küiru (Santa Engracia, 141), un restaurante Asturiano que acaba de cumplir un año y lo celebra con cambio de decoración y dos divertidos conceptos: la barra al revés y la mesa Küiru. El restaurante cuenta con una terraza que, aunque parece que el otoño ya se ha instalado en Madrid para quedarse, seguro que…

Warehouse

Warehouse, from farm to table El palacete de María de Molina con Lagasca, en el corazón del barrio Salamanca, esconde en su interior un secreto que me hubiera gustado descubrir mucho antes. Se trata del restaurante Warehouse, con su concepto de gastronomía farm to table: de la granja a la mesa. Este concepto nació en Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa y ha venido a Warehouse para quedarse de la mano del chef Juan Martínez-Alonso quien, a su manera particular,…

CB13

El buen gusto se esconde a plena vista Parece un barrio residencial cualquiera: con sus hileras de chalets inalterables, la calma perpetua que se adueña de la calle, el silencio del descanso... Y, de pronto, unas escaleras que descienden hacia alguna parte. Desde abajo llegan rumores de risas y el tintineo de unas copas. Allí está CB13: la isla del buen gusto que se esconde a la vista de todos. [caption id="attachment_39674" align="aligncenter" width="645"] Tartar de salmón y rape con…