Un verdadero homenaje al cerdo

mostrador de jamones

mostrador de jamones

Gastroespacio, espacio gastronómico, rincón gourmet… muchas veces los nombres no sirven para ayudarnos sino para todo lo contrario. Está muy de moda poner nombres ‘chic’ a los sitios y luego no sabes muy bien qué se hace allí. Hoy sin embargo os quiero hablar de Happig (Juan Bravo, 52), una Tienda & Degustación que gira en torno a un protagonista principal: el cerdo.

Desde la calle ya dan ganas de entrar, porque es muy frecuente ver a través de la cristalera a un habilidoso cortador de jamón, cuchillo en mano, llenando platos y platos de jamón. Ya dentro nos encontramos un espacio diáfano, con mucho producto a la vista y una cocina abierta como eje central del local.

interior

interior

Happig es tienda, si, porque allí vas a encontrar una gran variedad de productos de calidad no sólo del cerdo, sino también quesos, aceites, vinos, cerveza artesana… Pero su punto realmente fuerte es el cerdo. Y es que en Happig es el negocio que le faltaba al Grupo Copese para controlar toda la cadena de producción del cerdo, desde el I+D hasta la tienda minorista, pasando por la selección porcina, fábrica de piensos, granjas y centro cárnico. De esta manera el producto está controlado en cada paso de su elaboración y eso permite obtener unos niveles de calidad asombrosos a precios igual de sorprendentes.

Happig es degustación, si, porque allí también podrás probar toda su oferta gastronómica ya sea en las mesas del interior o en la gran terraza que disponen. Desde el momento del desayuno Happig ya está dando guerra en los fogones, dando paso a la media mañana donde el jamón empieza a ser servido a los amantes de la hora del aperitivo. En la carta podrás encontrar lomo, chorizo, jamón y todas y cada una de las partes del cerdo preparadas con maestría y originalidad. También hay opciones más ligeras como ensaladas o salmorejo.

Degustación carne

Degustación carne

Nosotros pudimos probar los nuggets ibéricos, un plato sorprendente que en nada se parece a los típicos nuggets de pollo que puedas imaginar. También probamos ‘Lo más Happig ibérico’, una degustación de presa, pluma y solomillo realmente exquisitas. Para acompañar tanta carne, tomamos unas patatas del tío Bartolo, con  un sutil toque de ajo que las hace únicas.

En resumen, Happig es ideal para comprar productos ibéricos de calidad y también para degustarlos allí. Un sitio que dará mucho que hablar seguro.

cortador de jamón

cortador de jamón

Datos de interés

Qué: Happig, tienda & degustación con productos ibéricos | especialidad en el cerdo

Dónde: Juan Bravo, 52

Cuánto: mira su carta en este enlace

más información en su página web | Facebook | Twitter

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Vinacos: tu “personal winer” on line

Nace una revolución en la forma de entender el vino En España hay buenos vinos, de eso nadie duda. Ahora, ¿hay buenos vinos por menos de 10 euros? Para dar respuesta a esa pregunta nace la empresa madrileña Vinacos, una startup que pretende dar un giro a la forma de elegir, comprar y consumir el vino. La idea es sencilla: ellos viajan por España y cada mes ofrecen tres referencias distintas de vino elegido por ellos por 25 euros (IVA…

Señorita Malauva

La vinoteca más chic de todo Madrid En pleno barrio de Chueca, al lado del mercado de San Antón, se encuentra Señorita Malauva, una vinoteca bonita, moderna y, sobre todo, con un vino de calidad a buen precio.   La idea surgió de un chico de Valladolid. Pensó en el turismo de bodegas, más de moda cada día, y en el problema de coger el coche después de haber bebido. Por eso han querido traer…

Lady Madrid

¿Quieres ser Carrie Bradshaw por un día? Se sincera y dinos si alguna de estas situaciones te resulta familiar: (a) Vas de compras y vuelves siempre con miles de bolsas llenas de cosas que en realidad no te terminan de convencer. (b) Vas de compras y jamás encuentras nada. (c) Directamente odias ir de compras. A todas nos ha pasado. Tienes un evento y la ilusión por un lado de verte guapa y especial, y el miedo escénico por otro del temido ¿qué me…