Cuando creías haberlo visto todo…

Una de las múltiples maravillas que enamoran a turistas y a locales de Madrid es su factor sorpresa. Tanto los visitantes como quienes vivimos aquí tenemos la costumbre de pasar ante las estatuas y fuentes de Madrid prestándoles más o menos atención… hasta que nos topamos con algo que nos hace parar en seco y mirar. ¿Qué tal si conocemos algunos de esos monumentos que acaparan toda nuestra curiosidad?

1. El lector de la Plaza de la Paja

Hubo una vez un hombre tan enfrascado en su lectura que se olvidó del tiempo y se convirtió en estatua. Bueno, tal vez no fuera exactamente así, pero lo cierto es que este hombre de bronce que no levanta la vista de su periódico parece contarnos una historia tan fantástica como esta. Y, ¿qué pone en ese diario que tiene tan hipnotizado al lector? Una frase muy sencilla que quien quiera acercarse también descubrirá: “Entre todos rehabilitamos Madrid”.

el-lector-de-la-plaza-de-la-paja_2908231

¿Qué pone en ese periódico tan interesante? Imagen de elobjetodelacomunicacion.blogspot.com

2. La Gran Vía en miniatura

¿Sabías que hay otra Gran Vía… en la Gran Vía? Resulta que la calle más recorrida de Madrid guarda una pequeña reproducción de sí misma en el punto donde coincide con la calle Alcalá. Claro que, al estar situada bajo el edificio Metrópolis, esta maqueta capta la mirada de pocos transeúntes. Ahora ya sabes dónde está, por si algún día necesitas consultar un mapa tridimensional de la zona.

gv

Una reproducción de la Gran Vía en la Gran Vía. Imagen de madridgyt.com

3. La Fuente de Apolo

¡Ay, qué injusta es la fama! Desde que los fanáticos del Real Madrid adoptaron a la Cibeles como madrina de sus victorias y los seguidores del Atlético de Madrid trasladaron sus juergas a Neptuno, los madrileños nos hemos olvidado del pobre Apolo. Esta fuente, un poco menos rimbombante que las otras, lleva una vida tranquila en el Paseo del Prado. Al observarla bien parece que Apolo está buscando algo en el horizonte… ¿tal vez un tercer equipo de fútbol que necesite su propia fuente?

Apolo buscando su propio equipo de fútbol. Imagen de blog.esmadrid.com

Apolo buscando un equipo de fútbol para él. Imagen de blog.esmadrid.com

4. El Templo de Debod

Clásico entre los clásicos de la ciudad, el templo de Debod es uno de los favoritos para contemplar los preciosos atardeceres de Madrid. Pero, ¿qué hace este templo egipcio tan lejos de las Pirámides? Al parecer, Egipto nos lo regaló como agradecimiento por el salvamento de los templos nubios. Y ahora nosotros podemos admirar este misterioso templo “flotante” de 2.200 años de antigüedad al que podemos llegar en metro. ¡Gracias, Egipto!

templo-debod

Atardecer mágico en el Templo de Debod. Imagen de madridenbicicleta.es

5. Los restos del Muro de Berlín

En el Parque de Berlín (Chamartín) todavía se conservan tres pedazos del auténtico Muro de Berlín, el que dividió Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. Ahora no dividen nada, pero estos imponentes trozos de hormigón nos permiten ver con nuestros propios ojos una parte de la Historia europea. Por fortuna, sus pintadas originales siguen ahí, después de que un empleado municipal intentara “limpiarlas” para adecentar la obra antes de su inauguración.

berlin

Unos trocitos del Muro de Berlín en Madrid

6. El ángel caído del Retiro

El demonio más famoso de Madrid no podía faltar en esta lista. Conocido por todos, este ángel que desciende al Infierno en pleno parque del Retiro no es otro que el mismísimo Lucifer. Solo una ciudad como Madrid podía dedicarle una fuente al Diablo. Como no podía ser de otra manera, el misterio y el terror que emanan de esta fuente dejan a madrileños y turistas impactados. Para quien no lo sepa, la estatua se sitúa exactamente a 666 metros por encima del nivel del mar… Glups.

angel caido

El Diablo tiene una fuente para él solo en Madrid. Imagen de wikimedia.es

7. La Torre Eiffel

No, no te has equivocado de página web. En Madrid también tenemos nuestra propia Torre Eiffel parisina. Y un Puente de Londres también. Y un teatro griego, un Manneken Pis, un molino holandés… Solo que en versión mini. Estamos hablando del Parque Europa de Torrejón de Ardoz, que recoge hasta 18 monumentos europeos a una escala más pequeña que la real, pero con el tamaño suficiente como para transitarlos. Hasta hay otro trozo del verdadero Muro de Berlín (al final habrá más muro aquí que en Alemania…).

eiffel

Nosotros también queríamos una Torre Eiffel. Imagen de parqueeuropa.es

8. El donut rojo del Juan Carlos I

Esta gigantesca escultura en forma de rosquilla en realidad se llama Espacio México, aunque pocos madrileños la conocen por su nombre oficial. Se trata del obsequio que la Ciudad de México nos donó cuando Madrid fue nombrada Capital Europea de la Cultura. Lo que más nos gusta de él es que se ve desde casi cualquier punto del parque Juan Carlos I. No han sido pocos los que han pensado en escalarlo para subir a su agujero… al menos hasta que se han acercado lo suficiente.

donut

Donut rojo enorme, pero poco comestible. Imagen de luipermom.wordpress.com

9. Las dos cabezas de bebé de Atocha

Algunos nos hemos llevado un pequeño susto cuando, pasando por la Estación de Atocha, por poco chocamos contra una cabeza de bebé de varios metros de alto. Curiosos cuanto menos, estos dos bebés son obra del maestro Antonio López. Se llaman “Noche” y “Día” y están cerca del vestíbulo de llegadas de la estación para darnos la bienvenida a la ciudad.

bebes

“Noche” te da la bienvenida a Madrid. Imagen de jmbigas.blogspot.com

10. La mujer con espejo de Botero

Al contrario que algunos otros monumentos de este artículo, lo difícil es no ver este. Una mujer desnuda tumbada boca abajo descansa a pesar del trajín de la plaza de Colón. Esta es una de las cinco obras de Botero que habitan Madrid, y una de las más interesantes. Con un espejo en la mano, la mujer permanece absorta en su propia presencia, al margen de todo cuanto sucede y de las miradas indiscretas.

mujer

Ella está a lo suyo, aunque todos la miren. Imagen de fotomadrid.com

11. El barrendero de Jacinto Benavente

Subiendo desde la puerta del Sol en dirección a Lavapiés, ten por seguro que siempre te encontrarás con el mismo personaje a medio camino: el entrañable barrendero de la plaza de Jacinto Benavente. Este trabajador que no deja de limpiar ni un minuto es la muestra de agradecimiento que el alcalde de Madrid ofreció a los barrenderos en el año 2001 como muestra de reconocimiento a su trabajo.

El hombre que jamás deja de barrer.

El hombre que jamás deja de barrer. Imagen de carlosvelasco.wordpress.com

12. El accidente del hombre alado 

La escultura más marciana la hemos dejado para el final. ¿Qué es eso tan raro que hay en ese tejado, junto al mercado de San Miguel? Suena increíble, pero es un señor con alas que ha sufrido un accidente. En algún momento perdió el rumbo y cayó de cabeza contra la azotea. El artista, Miguel Ángel Ruiz, llamó a su obra “Accidente Aéreo” para contar la historia de un hombre alado que se fue a volar y al volver no aterrizó de forma muy elegante.

accidente

El aeropuerto de Barajas no está por aquí… Imagen de bocadosdemadriz.com

Hasta aquí la compilación de monumentos sorprendentes de Madrid. No nos olvidemos de que la nuestra es una ciudad muy, pero que muy grande, y que en un solo artículo no nos caben todas las curiosidades que encontramos en sus calles. ¿Cuántas cosas nos quedan todavía por descubrir? Esperamos que aún, muchas más.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Valentín, el primer madrileño

El primer madrileño fue un pastor visigodo Se cree que hubo algún grupo de cazadores recolectores en la prehistoria junto al río Manzanares, del mismo modo que pudo haber pastores o cazadores carpetanos en la época pre-romana. De la época romana quedan restos de alguna villa aislada, como la que hubo en Carabanchel. Madrid fue en sus orígenes una aldea visigoda poblada por pastores y agricultores. No se han conservado restos de las viviendas, probablemente porque eran de adobes (ladrillos…

El origen del nombre de Madrid

¿Qué significa la palabra Madrid? Algunos estudiosos afirman que la palabra Madrid procede directamente árabe,  a partir de la palabra Mayra, que significa conducciones o canalizaciones de agua. Al añadir el sufijo iberorrománico it, que significa lugar de, tendríamos el vocablo mayrit. Según esta tesis, los primeros pobladores de Madrid habrían realizado una serie de canalizaciones de agua para el riego de sus huertos. Probablemente, estas canalizaciones se habrían realizado en el barranco donde se halla la calle de Segovia,…

10 museos gratis en Madrid

10 museos gratis en Madrid Más allá de sus horarios habituales de visita, existen muchos museos en Madrid que tienen un horario de visitas totalmente gratuito. Normalmente suele ser en fin de semana, pero desde Un Buen Día En Madrid os daremos cumplida información sobre los momentos precisos en los que visitar 10 museos gratis en Madrid. Una muy buena ocasión de poder disfrutar de estilos tan dispares como historia, literatura, arte o…